2011

Mejores Traducciones

Cuando uno piensa en Italia lo primero que se viene a la mente son imágenes de vacaciones en Roma, o tomándose una foto en la torre de Pisa, inclusive se imagina a uno visitando un restaurante de su comida local o un paseo sobre las aguas de Venecia. O cuando se piensa en Inglaterra: caminando por las calles de Londres visitando museos, explorando esas calles pequeñas y empedradas de la ciudad o caminando por las antiguas catedrales. ¿Y si les dijera que Inglaterra vive la misma corrupción que existe en México?

¿Y si les dijera que Italia está PEOR en corrupción que la de México? No me creerían, ¿verdad?

Si uno se pone a leer las noticias locales de dichos países, y no sólo de Italia e Inglaterra, sino de todos los países, se darían cuenta de la situación que vive su gente diariamente. Sin embargo, los medios de comunicación son el elemento clave para “mostrar al mundo” la “realidad”. Leyendo los comentarios de la nota “Las malas traducciones”, encontré uno particular sobre Monterrey donde decía:

“(Ejemplo) En Monterrey, todo México piensa que si vienen deben traer chalecos blindados y que no podrán salir, ni a pasear. Nada más alejado de la realidad, somos millones de gentes que vivimos aquí y sólo se afectan 4 ó 5 personas por la violencia en el día.”

Otro ejemplo personal es el siguiente: yo vivo en Mérida, Yucatán, y la violencia no es la excepción. La ciudad vive los problemas de las demás ciudades de México: existe el narcotráfico, existe el vandalismo, la drogadicción, la mendicidad, existen los asesinatos, asaltos, existen todos los problemas sociales graves y mínimos que hay en todas las ciudades del mundo. Pero la diferencia de Mérida y Monterrey es la siguiente: en Monterrey exageran todos los incidentes con el narcotráfico, mientras que en Mérida no lo hacen y lo enfrentan para que la gente que visite la ciudad no lo vea.

Es el mismo caso de Italia que decía al principio: los italianos viven una crisis con el narcotráfico y la corrupción, pero sus habitantes no lo mencionan a los turistas porque tienen una idea que es de filosofía europea: ellos no exhiben sus problemas al mundo, porque eso espantaría el turismo, si espantan el turismo espantan a los turistas, y alguno de ellos puede que se dedique a las inversiones. Es como cuando van de vacaciones a alguna ciudad: pasean por las calles, comen sus alimentos locales, conocen sus pobladores, etc. ¿Apoco no se les ha cruzado por la mente “cómo me gustaría vivir aquí”? Ése es el pensamiento que quieren los europeos que sus visitantes tengan, de manera que exista la inversión en su país.

Sin embargo México tiene el PEOR de las comunicaciones. La televisión, o caja estupidizadora, es uno de los medios perfectos para la manipulación social. Recordando la publicación sobre cómo distorsionan las traducciones, es notable ver que México se acostumbra a ver amarillismo y tontera y media. En realidad no sé cuál es el propósito del amarillismo en México, porque si me contestan “es para vender”, se me hace increíble que mis paisanos sean tan ignorantes.

Debemos acostumbrarnos a no exhibir lo malo de nuestras ciudades. Cuando uno tiene visitas importantes se limpia la casa como si nunca lo hubieran hecho en toda su vida, preparan las habitaciones donde se quedarán los huéspedes, organizan los horarios para bañarse, el baño, las comidas… Pero nunca se muestran los problemas de la casa: nunca se dicen si le deben al vecino, o que la familia de atrás tiene un hijo drogadicto, o que la vecina de enfrente tiene amantes y todos los días engaña a su esposo. ¿Apoco eso le exhiben a los amigos o familiares cuando son sus visitas? Claro que no, uno exhibe el lado bueno para que regrese.

La gente de Japón se me hace admirable. Tengo un par de amigos japoneses (sólo los conozco por Internet) que hace poco se contactaron de nuevo y me dijeron que sí vivieron toda la tragedia, que sí perdieron su casa y sus cosas, pero que tienen que continuar porque si no salen de ese trauma no llegarán a ningún sitio. El gobierno no se queda atrás, pidieron ayuda al mundo de rescatistas, pero no han pedido ayuda de alimentos y bebidas. “Podemos solos, sólo queremos su comprensión y paciencia”, eso me dijeron mis amigos japoneses.

¡Qué diferencia de mentalidad! Les costarán levantarse, pero esa gente se levantó de la masacre de la Segunda Guerra Mundial y ahora son potencia. Lo mismo de Alemania, fueron los anfitriones de DOS guerras mundiales y ahora son potencia. ¿Por qué México no hace eso? Empecemos en nuestros hogares, demostremos al mundo que nuestro país es interesante, que vale la pena mostrar, no dejemos que el resto de los países piensen que “somos unos gordos con sombrerotes que se la pasan echados viendo el sol bajo la sombra de un cactus”.

Y sobre Telerisa y TvApezta, ¡Házme el chingadísimo favor! Ya párenle con sus mamadas.

Cortesía de Machambo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
87 Comentarios en “Mejores Traducciones”