2011

¿Tengo derecho a opinar?

Leyendo una entrada sobre “Cárcel para mujeres y Hombres que se esterilicen” me quedé pensando en esta posibilidad quizá muy lejana.

Quiero aclarar que estamos hablando de un matrimonio establecido legalmente. NO hablamos de violaciones, NO hablamos de noviazgo, NO hablamos de unión libre y NO hablamos de meter a la cárcel a alguien.

Empezamos con:
¿Para qué casarnos por el civil?

1.- Por pendejos, no porque sea una pendejada, sino porque no sabemos lo que contiene el contrato que estamos firmando.

2.- Para tener acceso a los derechos y obligaciones que están establecidos en dicho contrato.

Una de las finalidades de establecer una familia es hacerla crecer, tener hijos…

Yo como hombre tal vez, sola tal vez, tengo la ilusión de tener un hijo, y encontré a una mujer con la que puedo convivir mucho tiempo, nos agradamos, nos respetamos y todo aquello de una pareja estable (incluido uno que otro pleito)… total… nos casamos… pasan un par de años y yo tengo el deseo creciente de tener un hijo, y me encantaría formarlo que esa persona a la que le dedico mi trabajo y mi esfuerzo… y un día, comentándolo… surge la siguiente situación…:

XY: Pienso que estamos listos para tener un hijo.
XX: Yo también! Me encantaría adoptar una niña!
XY: Eso sería muy bonito, pero me gustaría que fuera de los dos.
XX: Va a ser de los dos.
XY: Tu sabes, quiero que sea de nuestra sangre.
XX: Pero, mi trabajo, mis actividades, tendría que dejarlo.
XY: Solamente será un año, luego puedes volver y encontrar otro. Además, me acaban de ascender y con mi sueldo nos alcanzará bien para los tres. Incluso tendré más tiempo libre para ti.
XX: ¿Y si no es niña?
XY: Lo importante es que será nuestro hijo, o hija, será nuestro.
XX: Pero. No puedo tener hijos.
XY: ¿Qué? Pero todas las veces que lo platicamos, todas las veces que planeamos esto… ¿Qué pasó? Tu querías tener un hijo tanto como yo… ¿Qué pasó?

XX: Y lo sigo queriendo, solamente que no puedo sacrificar mi profesión, mis actividades favoritas, mi vida… ¿Lo entiendes?
XY: No, no entiendo, ¿no quieres o no puedes?
XX: No puedo, el año pasado me practiqué la salpingoclasia, entiende, el embarazo y los primeros meses implican muchos sacrificios. Quiero tener una hija, podemos adoptar, una bebita de un año… ¿No la puedes querer igual?
XY: Estoy confundido.
XX: Será igual, nuestra familia, tu hija, será lo mismo, además le estamos dando la oportunidad a alguien, este mundo no necesita más gente.
XY: Eso lo entiendo, lo que no entiendo es porque no me dijiste que te ibas a operar.
XX: Es mi cuerpo, yo puedo hacer lo que quiera con él y te exijo que me respetes, nunca has sido un machista, ¿Vas a empezar ahora?
XY: No es eso, es que… practicarse una operación de ese tipo… ¿No es decisión de ambos?
XX: ¿Me estás diciendo que necesito tu aprobación? Mira, lamento no haberte dicho antes, estuve mal en mantenerlo en secreto, pero es una decisión sobre mi cuerpo y solamente me concierne a mi… ¿Acaso me preguntas antes de cortarte el cabello?
XY: No es lo mismo.
XX: No, pero se parece, no te estoy privando de la oportunidad de tener hijos, yo te amo y quiero tener una familia. Debes entender que es mi cuerpo y es lo que quiero.
XY: ¿Y lo que yo quiero?
XX: ¿Me quieres de criada? ¿De máquina de bebes?
XY: No, lo entiendo, es la ilusión… no se trata de que yo te de permiso, pero tampoco de que me avises después de que lo hiciste… me hubiera gustado saberlo antes.
XX: Es como si te pidiera permiso ¿Y si no hubieras querido? ¿No me hubieras tratado de detener?
XY: No, te hubiera dado mi opinión. La decisión seguía siendo tuya.
XX: ¿Entonces para qué tanto problema? Yo tomé mi decisión y no había otro camino. Es lo que quiero.
XY: ¿No te importa mi opinión?
XX: Claro que me importa, solamente ya la sabía. Es como lo que piensas del aborto, ¿Recuerdas? Te dije que dependiendo de la situación me lo practicaría, es mi cuerpo.
XY: Entonces mi opinión es solo eso. No tiene peso.
XX: Yo determino su peso, entiende amor… es mi cuerpo.

En fin… no conozco el desenlace de la historia, pero imagínate que eres un legislador encargado de una comisión que pretende reformar las normatividades del matrimonio… ¿Qué posición debe tomar el estado?… ante esta situación estos son los panoramas que yo veo: (recuerden que son PERSONAS CASADAS POR EL CIVIL Y NO SON PENDEJOS, es decir, buscan esos derechos y obligaciones…)

a-)La mujer (o el hombre) tiene el exclusivo derecho de decidir sobre su cuerpo, por lo que en ella recae la decisión de practicarse un aborto o una salpingoclasia (o vasectomía) sin estar obligada a dar conocimiento del acto a su cónyuge. Salvo que la salud de alguno esté en riesgo.

b-)La mujer (o el hombre) tiene la última palabra al decidir sobre su cuerpo, por lo que en ella recae la decisión de practicarse un aborto o una salpingoclasia (o vasectomía) sin embargo esta obligada a dar conocimiento previo a su cónyuge. Salvo que la salud de alguno esté en riesgo.

c-)Una vez instituido un matrimonio las decisiones recaen de igual manera sobre ambos por lo que se requiere de consentimiento expreso por parte de ambos para llevar acabo un aborto, una salpingoclasia o una vasectomía. Salvo que la salud de alguno esté en riesgo.

d-)Dejarlo en la incertidumbre. No tocar el tema. (Recuerda que el Matrimonio tiene como fin GARANTIZAR tus derechos y la información es uno de ellos)

¿Qué harías tu? y ¿Cuál sería la sanción en caso de “a”, “b” o “c”?

¿Qué cual es el hazme en este relato? Descúbrelo tu, yo debería estar trabajando.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de DohNatoKzy

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
225 Comentarios en “¿Tengo derecho a opinar?”