2011

Policías, ratas pachonas

Si mando esta colaboración es porque me encuentro muy desilusionada y espero que a nadie le pase con los policías lo que a mi me ha sucedido dos veces. No es posible que los veladores de la seguridad nos roben aprovechándose de la situación.

La primera vez fue en un choque en viaducto. Habíamos chocado una amiga y yo con el carro de un amigo porque el pavimento estaba resbaloso. Rápidamente salido de quién sabe de dónde llegó un policía que nos pidió nos orilláramos ya que estábamos obstruyendo un carril y era peligroso. De inmediato llegaron dos patrullas más y salieron como 10 policías de todos lados que empezaron a hacer un millón de preguntas, y que como buitres discutían entre ellos para ver de quién era jurisdicción el accidente (para ver quien se beneficiaba de lo sucedido). Yo estaba preocupada por mi amiga porque se asustó muchísimo y entre toda la confusión mis amigos me marcaron y yo le pasé mi celular a uno de los policías para que hablara con mis amigos y les dijeran como regresarse (porque se habían seguido para orillarse en la lateral) Y de repente, cuando volteé buscando al policía a quien le había dado mi celular, había desaparecido. Le dije a otro de ellos que uno de sus compañeros me se había llevado mi celular a lo que con voz burlona me contestó: “Pues señálamelo ahora mismo y hago que te regrese tu celular…” HECF! ¿Podrían ustedes identificar a un policía de otro? ¡Todos tienen cara de delincuentes!

Total que me resigné a que me lo habían robado, descaradamente y con el pretexto de ayudar.

El seguro llegó y resulta que nos querían cobrar unos conos que mágicamente y habíamos tirado sin siquiera tocarlos, ya que estaban como a dos metros de dónde habíamos chocado. Fue el colmo. Así que le comenté al señor del seguro lo ocurrido con mi celular, y él fue y amablemente les dijo que no íbamos a pagar ningún cono ya que no los habíamos derribado y que si querían arrestarme por eso lo hicieran pero que yo iba a levantar un acta por robo, y obviamente los policías dijeron que tal vez otro carro los había derribado. Así que me fui a mi casa triste y desilusionada de esos individuos que en lugar de ayudarte buscan la forma de joderte…ah! Y sin celular.
La segunda vez fue el día sábado. Iba hacia casa de un amiga y me metí en sentido contrario sin querer. Había discutido con mi novo e iba muy alterada. Me detiene una patrulla, un hombre y una mujer y me dicen que voy en sentido contrario y que la multa y bla bla.

Al verme alterada, el hombre me dice que me acompañan hasta casa de mi amiga, porque les “preocupa” que esté así de alterada. A los dos segundos llegan otras dos patrullas e igual se bajan varios policías alumbrándome con sus lamparitas e inspeccionando todo el carro (me pregunto si cuando los necesitas aparecerán así de rápido). El caso es que comenzaron a seguirme y al llegar a casa de mi amiga, un amigo sale, abre la puerta del copiloto de mi carro para ver si estoy bien y el policía se acerca por ese lado a decirme que si estaba bien, que ellos ya se iban. Jamás imaginé que en ese micro segundo que me descuidé el muy desgraciado sacó mi celular de mi bolsa. Y yo no me di cuenta.

Lo peor es que los muy cínicos le pidieron a mi amigo dinero “pa’l chesco” por el enorme favor de haberme llevado a casa de mi amiga. ¡Qué poca madre!
Así que en resumen, van dos celulares que me roban aquellos servidores de la ley, quienes procuran nuestra seguridad… Gozan de dos profesiones: ser unos pésimos elementos, corruptos e incompetentes y encima de todo son unos ladrones. Con esto no quiero decir que todos son así, pero tal parece que sí lo son la mayoría.
Y en estas dos experiencias también comprendí que para ellos es una surte encontrar alguien en problemas porque “hacen leña del árbol caído”, no están ahí para ayudarte, sino para ver que beneficio sacan de ti.

Por ello les pido que no se descuiden, yo sé que fueron dos celulares, cosas materiales, pero no se vale que hayan sido robados a manos de unos policías.
Pero esta vez no me quedaré de manos cruzadas. Cancelaré el número e iré a poner una denuncia por robo y luego iré a Telcel a que bloqueen el equipo, para que al menos de mi celular sólo les quede una pésima cámara fotográfica.

Policías, ratas pachonas.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Alejandra

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
223 Comentarios en “Policías, ratas pachonas”