2011

Crónica de una sonrisa ofensiva

Hace un par de semanas fui al inicio de temporada de la Liga Mexicana de béisbol. Fue un gran encuentro entre Los Diablos Rojos del México y Los Tigres De Quintana Roo; que tristemente terminaron perdiendo Los Diablos. Como soy proletario y de familia numerosa no tengo automóvil por esta razón el amigo que me invito se ofreció amablemente a pasar por mí para irnos juntos al juego.

Quedamos de vernos en una plaza al norte de la Ciudad de México, para poder llegar a dicho lugar tengo que hacer uso del transporte público que tiene pasa por varias estaciones del bien afamado y carísimo tren suburbano. Como en este país no hay otra cosa que hacer más que segundos pisos y distribuidores viales en mi trayecto en la combi note que habían hecho un distribuidor vial para el paso del tren.

No sé porque pero al ver la magna obra vial se me salió un espontáneo HECF seguido de una alegre sonrisa un tanto escandalosa que de inmediato provoco un silencio sepulcral en la combi en la que iba. Todo mundo volteo a verme espantado y peor que si yo fuera leproso, narco o si estuviera haciendo actos de proselitismo para sentarme en la grande en 2012 (sin albur nuevamente).

A partir de ese momento todo cambio, el resto del viaje ya nadie hablo, el chófer apago su radio, la chica que iba al lado de mi en cuanto tuvo oportunidad se cambió de asiento y la niña que iba gritando como histérica y estaba incomodando a todos mejor prefirió dormirse. Al momento de bajar aplique la clásica “le pasas por favor” y algunos fingieron no escuchar otros se voltearon y otros se hicieron los dormidos hasta que al final un señor mas por educación que por ganas le paso el dinero al conductor.

Al bajar del transporte me hice algunas preguntas:

¿Qué acaso en estos tiempos reírse en público es más delito y ofensivo que asaltar o secuestrar a alguien?

¿Sera que a la gente se le facilita más mentarle la madre a alguien, que devolver una sonrisa sincera?

¿Y será que pronto empezaremos a rompernos la madre por el solo hecho de ser diferentes?

Que tristeza me da cuando cosas así pasan y cabe mencionar que no es la primera vez que esto me ocurre, porque tengo el mal hábito de ser yo mismo y decir las cosas que pienso y que siento.

Así que ustedes que piensan Banda.

P.D. Vive libre, también de ti mismo.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Superfidi

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
77 Comentarios en “Crónica de una sonrisa ofensiva”