2011

Letras ajenas para compartir: 1Q84, de Haruki Murakami

Actualización

Necesitamos unas pastillas de despendejol porque volvimos a caer redonditos. La siguiente entrada fue escrita y publicada orignalmente en el blog http://clubchufablog.blogspot.com/ y fue escrita por Fugo Medina. La entrada original y completa la encontraran en este enlace: http://clubchufablog.blogspot.com/2011/03/1q84-de-haruki-murakami.html

La siguiente es una colaboración de Hiram, nos presenta una novela por demás interesante, 1Q84, antes nos da una breve, pero concisa y exacta, percepción del desarrollo de la literatura japonesa, a su escrito solo agregare que los japoneses tienen la misma pronunciación, para la letra Q que para el nueve, de tal manera que escribir 1Q84 es un juego de palabras aludiendo a un espacio cronológico determinado. – El Awelo

La gran literatura japonesa, desde el microcosmos cerrado del Gengi Monogatari de Murasaki Shikibu, pasando por el relato fantástico y musical del teatro noh, hasta la narrativa severa de Akutagawa, Mishima, Tanizaki, Oé, Abe y Kawabata, se sostiene sobre la tensa relación cosmogónica entre la fragilidad e ilusoria belleza de la naturaleza y la conciencia de la fugacidad y el desastre. Como resultado, la idea de un designio funesto ineludible se vislumbra detrás de cada acto, de cada objeto. Ello se debe a que Japón ha fundado sus creencias, esperanzas, manías y miedos en paradigmas extranjeros que han llegado a través de China. Conviven en su mentalidad rasgos de la filosofía de Confucio, la mística de Chuan-Tzu y Lao Tse, así como características de la tradición hindú: el budismo mahayana e hinayana. La narrativa japonesa contemporánea, en buena medida, hace suyos los mismos temas de su religiosidad: la fragilidad humana, el cambio, la ilusión del mundo, la irrealidad de la existencia, lo efímero, todas ellas expresiones y variantes de un sólo concepto absoluto: el tiempo.

Desde esta premisa es dable aproximarse tangencialmente a los temas nucleares de los narradores nipones. La obsesión del tiempo, motivo nodal del budismo, es el objeto focalizado en los dos primeros libros de la novela 1Q84, de Haruki Murakami. En ella, bajo la sombra de la orwelliana 1984, el autor japonés echa un vistazo al pasado, a un mundo no paralelo (como muchos lo han malentendido), sino a uno que ha sustituido la realidad original de 1984 por la paranormal 1Q84. Murakami realiza dos relatos que se centran, de forma alternada, en los protagonistas: Aomame, una entrenadora de gimnasio y asesina profesional, y Tengo, un escritor con altas aspiraciones y con un pasado turbulento.

A partir de esta estructura pendular, Murakami construye una historia que podría ser totalmente apasionante, si no fuera por sus constantes dilataciones, desvíos y las extenuantes explicaciones que se repiten una y otra vez, como si tratara de convencer al lector de los sucesos paranormales, cabos sueltos y personalidades de sus protagonistas. Molesta, de igual manera, que repita sus típicas fórmulas, ya gastadas por él mismo: todos son eruditos, filósofos, cultos, tienen un exquisito gusto musical y, cuando el relato se encuentra en un punto muerto, irrumpen los hechos fantásticos.

Sigue Leyendo en: http://clubchufablog.blogspot.com/2011/03/1q84-de-haruki-murakami.html

Descargar: 1Q84, de Haruki Murakami

Cortesía de Fugo Medina

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
67 Comentarios en “Letras ajenas para compartir: 1Q84, de Haruki Murakami”