2011

¡Rómpete la madre!

“’Gran escándalo provocado por la policía. Niños perseguidos y atacados como facinerosos’. Un impulso automático adquirido en mis largos años de reportero […] me obligó a corregir prontamente el estúpido encabezado. ‘Graves desórdenes provocados por los estudiantes. La Policía obligada a tomar medidas de rigor para reprimirlos’”.

Siempre escuché que hay dos(o más) versiones de toda historia, ¿lo has escuchado tú?, estoy seguro que sí, lo que nunca he escuchado es por qué debe interesarme o una u otra. Tanta noticia, tanto caso sin resolver, tanto de qué hablar y tan poco qué decir.

Muchos criticando el “Juay de rito”, cuando lo criticable sería ver a López Dóriga independientemente de su dominio en las lenguas extranjeras, muchos hablando de casos alarmantes (Miranda de Wallace, Martí, Vargas Escalera, Paulette, etc.), muchos “poniéndose la verde” como si no tuvieran decisión propia, muchos alabando las revueltas sociales en medio oriente porque son el ejemplo que necesitamos, así de fácil, de lejitos, cuando los que lo hacen no pasan de ser de eso de los que “inspiran aversión, repugnancia, asco. […] Literatoides de tu México, piara de ilotas de la pluma, hinchados de ruindad, eunucos llorones de la paz, incapaces de dar ni una gota de sangre por el hermano, ni por la patria, ni por su propia especie…” Así, actuando como su mamá la tele, como esos que “…se pasan la vida incensando eternamente al que les llena la tripa y se quedan satisfechos con que su nombre figure como una cifra más entre los siervos miserables y corrompidos, buenos apenas para cantar las mesalinas de sus amos” …Muchos me hacen pensar que son hijos de la tele(y anexas).

Hace unas semanas proponía un ejercicio para el blog que pocos entendieron (jamás sugerí cambiar el formato del sitio, proponía que nosotros los usuarios decidiéramos su contenido como pareciera que ya sucede, a fin de hacerlo acorde a las necesidades y capacidades de los usuarios) con la firme intención de ir de menos a más, tarea harto difícil pero no imposible.

Hoy el tema no es sobre la maldad de la tele ni de x periódico ni de los que llenan los medios de informaciones con su versión de las cosas, es sobre la maldad tuya, que la ves y no solo la ves, actúas a su criterio y eres su hijo, que te haces el intelectual por ver tercer grado, o por no creer en el peje o por defender a Calderón, o por comentar en un blog. Hoy te propongo algo, por amor a ti, por egoísmo puro, por reciprocidad, por diosito santo, sabes lo que hay que hacer: sabiéndote hijo de la tele, apágala, no le des más difusión a sus contenidos, en términos que como mexicano entiendas, ¡Rómpete la madre!

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Antonio Reveles

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
135 Comentarios en “¡Rómpete la madre!”