2011

México lindo y querido

En este blog se aprecia una polarización en cuanto a las personas que debían gobernar al país, no obstante, entre ella, aprecio una considerable coincidencia de fondo en la mayoría: La corrupción y la impunidad que ha existido o existe o existirá.

Salvo los muy equilibrados, no falta quien dice: Calderón el espurio y su guerra, golpeó el avispero, con el Peje estaríamos mejor; otros atacan a éste, argumentando su radicalidad y su presidencia legítima, entre algunas otras cosas, manifestando con obviedad, su aceptación a alguno de éstos con argumentos que creen certeros.

Ambos de los mencionados y alguno o algunos más que pudieran estar, no podrán cambiar nada, mientras no terminen con la impunidad y la corrupción. ¿Lo puede hacer un solo hombre?

Muchos dicen: “Un solo hombre no puede cambiar todo” y “México es un país de huevones”. Pienso que ambas cuestiones son erróneas, pues la riqueza del país está precisamente en su gente; mientras que el problema de ese hombre solo, consiste en que no está dispuesto a sacrificar su status, su partido y menos su vida

La revista Proceso cita en su número reciente, que se ha pugnado por que se avale la Ley de Seguridad nacional a cambio de unos “expedientes negros”, si no sale avante la reforma, se publicarían dichos “expediente negros”. Ignoro la veracidad de esto. ¿Existirán? Si es así, ¿Qué pasaría si en lugar de amenazar con publicar dichos expedientes por un cambalache, se manifestaran a la luz pública? ¿Se desestabilizaría el Estado mexicano? Se pondría en riesgo la vida (política y física) de ése uno que puede marcar el rumbo del país? ¿Nos avergonzaría extramuros, es decir, a nivel internacional?

¿Andrés Manuel López Obrador correría el riesgo? ¿Lo haría Peña Nieto?¿Lo corre nuestro Presidente? Muchos lo afirmarán, cosa que dudo lo hiciera cualquier político, pues no es poca cosa lo que pondría en riesgo. En la mente de cada uno están las respuestas veraces.

Recientemente, escuchaba sobre la necesidad de un Pacto Nacional (entiendo que para abatir a fondo la corrupción y la impunidad), el Poeta Sicilia lo expresa con dolor. Hay buenos políticos, pero la mayoría y las circunstancias los abruman los aplasta la mayoría.

Difícil es dejar a un lado la polarización en religión, política y fut bol, es difícil coincidir.

Se piden soluciones, luego entonces, dejemos de estar polarizados por nuestra simpatía a personas o partidos políticos, incluso por la religión o el fut bol y en principio, busquemos dentro de nuestra honestidad el mejor aporte sin denostar a los otros; luego encaminemos juntos nuestra voz y esfuerzos con tal estruendo que llegue a todos, para que la corrupción y la impunidad dejen de estar presentes en la vida nacional independientemente del hombre o el partido. Pienso que todos tenemos un hilo de sensibilidad afectiva hacia este México lindo y querido, podemos hacerlo.

Ésta es mi opinión. ¡¡¡Saludos a todos!!!

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de piensaunpoco

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
112 Comentarios en “México lindo y querido”