2011

Historia de policías: Chimalhuacan

No es un tema agradable, pero lo quiero compartir con ustedes para que algunos tomen nota y les sirva de experiencia. Su servidor es músico desde hace 23 años, el sábado pasado tuve un contrato en Chimalhuacan, Estado de México. El evento se llevo a cabo con toda normalidad, cabe señalar que yo vivo en la ciudad de Puebla y el regreso a mi ciudad fue una de las experiencias mas amargas, tormentosas, aberrantes y miles de calificativos de horror pero sobre todo indignantes.

Como siempre acudimos al evento mi cuñado mi hijo y su servidor.

Al amparo de una noche oscura, una calle deshabitada 6 o 7 malditos rateros con placa, policías, nos detuvieron dizque para una revisión de rutina. Después de cerciorarse que no traíamos armas y de hacernos abrir la cajuela del vehículo observaron el jugoso botín que serian todos nuestros instrumentos con los que al igual que muchos de ustedes nos ganamos el pan de cada día.

Ahí comenzó la tragedia en menos de lo que escribo esto vaciaron el vehículo, nuestras carteras, y tambien nuestros corazones pues el susto no fue para menos y no peco de valiente pero no fue por mi, si no por mis compañeros y sobre todo por mi hijo que cuenta con 15 años y seguro fue la peor experiencia de su vida pues lo encañonaron los viles cobardes con armas que son pagadas con nuestros impuestos.

Ardo de rabia en pensar en lo que nos robaron aunque me consuela que con nuestro trabajo podremos volver a adquirir nuestros instrumentos, pero como le quito la mirada de tristeza a mi hijo?

Como confiar en cualquier policía aunque este sea honrado?

No soy una persona proclive a la política pero les hago una pregunta: así quiere ser presidente el mentado Enrique Peña Nieto? Acaso el no sabe de estas fechorías que ocurren bajo sus narices? Sus subordinados ahora llevan con ellos parte del fruto de mi esfuerzo el cual de alguna manera estoy seguro que llegara para su “campaña”.

Tal vez le lleguen $50 o $100 pesos indirectamente de este atraco a su bolsa, que no es nada comparado con lo que gasta en su publicidad, pero eran míos, yo me los gane con el producto de mi esfuerzo.

A veces pienso en la gente que vive en el área donde fui asaltado por los policías y los compadezco por vivir en una zona donde los policías, ladrones y demás alimañas tienen el mismo objetivo, robar a la población.

Cortesía de Robbynetas

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
85 Comentarios en “Historia de policías: Chimalhuacan”