2011

El Payaso Generoso

Buenas tardes. Soy estudiante universitario en el estado de Tabasco. Estado que en alguna ocasión fue productor de maíz, yuca, calabacita pero sobre todo cacao, digo fue productor por que ahora no se encuentra casi nada de eso por acá, a excepción de lo que se compra en los supermercados.

Pero este no es el tema del que quiero hablar hoy, (aunque cada mañana que lo recuerdo digo por acto reflejo “hazme el chingado favor”). La causa por la que escribo la presente fue para contarles lo que me ocurrió hace unos días.

Venia en el camión pasajero con rumbo a mi municipio, de esos clásicos camiones de tercera donde uno se siente de nuevo en sus raíces, amenizado por platicas chismosas de señoras, por quejas del gobierno por parte de los campesinos, por cacareos y plumas de gallinas volando por el aire que le dan ese aroma característico al ambiente, aroma de pueblo, de gente de verdad.

Pues venia yo a toda madre, después de pasar tremendo coraje al irme a reinscribir a la universidad, ya que por no contar con el dinero a tiempo para pagar la cuota voluntaria ( a la de a huevos) de una escuela publica en la que los alumnos tienen que caminar entre lodo por que no se les permite pasar por el estacionamiento de maestros ( de la que ya hablare en otra ocasión); pero bueno la cosa es que con mucho esfuerzo, sacrificio y una gran deuda de favores logre juntar los $3,000.00 para poderme reinscribir, lo que dejo mi estado monetario en cero, solo con 10 pesos para el pasaje de regreso a mi casa.

A partir de aquí es donde se pone buena la historia. La cosa es que yo venia en el camión, con un chingo de calor, pero contento de que iba a llegar a mi casa, cuando en una de esas, se paro el chofer en un lugar prohibido, obviamente después de darle los reglamentarios 20 pesos al oficial de transito que le da en cada vuelta; ahí se subieron aprox. 5 personas entre ellas un tipo con la cara pintada, nariz roja y una peluca de diferentes colores.

Por ir sentado hasta la silla de adelante, fui el primero en percibir la notoria peste que el tipo despedía a alcohol y marihuana,(digo, nunca la he probado pero me han contado que así huele, jaja) desde que el tipo subió yo exclame dentro de mi ¿Qué pedo con este vato? Pero hasta ahí mi autocontrol estaba haciendo un gran trabajo, lo bueno comenzó al empezar el discurso.

El tipo se agarro de uno de los barrotes que están al lado del chofer con una mano, y con la otra de los tubos que ponen arriba donde la gente lleva sus maletas, y tambaleándose como una palmera a mitad de ciclón empezó a decir: “señores pasajeros, voy a comenzar a trabajar, el señor dios nuestro padre me ha mandado aquí para decirles las buenas nuevas, “ yo hasta ahí no lo podía creer, el tipo saco una Biblia extremadamente vieja, sucia y notablemente le faltaban muchas hojas, era menos de la mitad que una biblia normal, y el tipo prosiguió: “como buenos hermanos que somos nos debemos ayudar unos a otros”, como vio que nadie le estaba haciendo caso, comenzó a contar chistes picantes con alto contenido de groserías, cosa que molesto a una señora que iba con sus dos hijas aproximadamente de 6 y 7 años, yo ya estaba llegando al colmo, pero lo tome por el lado amable y me calme, lo que si me hizo explotar fue el final, cuando el tipo dijo: “pues bien señores pasajeros, este es mi trabajo, A MI NO ME COSTARIA NADA SACAR UNA PISTOLA O UN CUCHILLO Y ASALTARLOS A TODOS, PERO MEJOR PREFIERO TRABAJAR ASI COMO PAYASO, MEJOR PREFIERO QUE ME DEN UNA MONEDA HOY, A QUE EL DIA DE MAÑANA YO LOS ATRAQUE EN LA CALLE Y LES QUITE TODO SU DINERO”, dicho dialogo me hizo soltar el infalible HAZME EL CHINGADO FAVOR.

Ósea que este tipo a pesar de subirse ebrio y drogado a burlarse de dios y gritar groserías, todavía me pedía que yo le pagara por hacerme el grandísimo chingado favor de no romperme la madre y robarme mi dinero que con tanto esfuerzo junte, ósea prácticamente tendría que agradecerle por que no me asaltara o pagarle como un tipo tributo para que me dejara en paz.
La neta esta mamada me encabrono un chingo, pero pues son la cosas en que pasan en mi Tabasco lindo y bandido. ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Jose Eduardo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
168 Comentarios en “El Payaso Generoso”