2011

Teoría de la solución a los conflictos sociales

Éste México que nos ha tocado vivir a las generaciones de los 70´s, 80´s y 90´s (los denominados entes productivos y jóvenes de hoy), parece ser irrefutablemente el infierno mismo –esto sin hacer alusión al filme de moda- vivido en carne propia día tras día por todos y cada uno de los ciudadanos que tenemos no sé si el gusto o disgusto de amanecer con noticias terroríficas, bochornosas, ridículas, sangrientas y más del acontecer en cada rincón del país.

Sin duda, la opinión pública suscitada en charlas de barrio, oficina, calle y donde exista la interlocución entre sujetos, da pié a comentar nuestra realidad, esa realidad a la cual todos queremos evitar y si tuviésemos una “varita mágica” cambiar radicalmente nuestro entorno y hacer de este país – que cada día muestra más su fuerza al no derrumbarse – el país que todos merecemos.

Escuchamos las quejas de todo lo que sucede y es fácil buscar a los presuntos responsables de nuestras desgracias, desde el fracaso de la educación, malos servicios médicos, dudosos programas sociales, ilegalidad en todos los niveles gubernamentales y un sinfín de dolencias sufridas en el territorio azteca, pero parecía imposible que alguien desbancara nuestros pesares hasta que paulatinamente el negocio de la droga tomó la delantera y ahora parece ser misión imposible tan siquiera hacerles dar un paso atrás.

No tenemos en este momento la intención de extendernos en el análisis tan amplio expuesto en los distintos medios de comunicación sobre dicha problemática, sino más bien, hacernos la pregunta ¿qué hago yo como ente individual en mi propio entorno para contrarrestar el negocio de la droga?, muchos de ustedes pensarán que ¡es imposible luchar en contra de esa maquinaria que los gobiernos podridos han dejado crecer sin mesura, en parte se tiene razón, pero desde hace tiempo hemos venido reflexionando sobre algo denominado “Teoría de la solución a los conflictos sociales”.

La piedra angular de dicha teoría, que dicho sea de paso, es eso solamente una teoría, no tiene más sentido que la lógica misma de basarnos en el principio mismo de el génesis de nuestros problemas EL SER HUMANO MISMO. Cada persona nacemos y vamos recopilando a lo largo de nuestra vida todo aquello que a la postre nos definirá como pasaremos a ser parte de la historia, aunque sea ésta solamente la familiar.

La familia es el lugar donde se gestan desde los seres más brillantes y positivos para nuestra sociedad, hasta los menos deseables y considerados “el cáncer” mismo sociológico; si crecemos desde ese entorno primario con bases éticas, morales y una percepción concreta de mis derechos y obligaciones como ciudadano, creemos es un inicio excelente para no consumir ni siquiera en pequeñas dosis droga alguna, ya sea marihuana, cocaína, cristal, lsd, barbitúricos y todas sus variedades.

Éste problema abraza a todas las esferas populares, desde el más humilde hasta el más potentado, el creer, que mis acciones no afectan o permean en la realidad es un total error, necesitamos comprometernos como seres humanos por formar descendientes respetables y respetados, no buscar la solución a donde no podemos llegar y fijarnos la respuesta en lo que sí controlamos: NUESTRA FAMILIA y veremos que nuestros conflictos sociales, los del futuro, irán disminuyendo. Es tiempo de empezar a hacerlo…

Cortesía de JULIO ALBERTO

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
60 Comentarios en “Teoría de la solución a los conflictos sociales”