2011

165 Años de la Guerra Estados Unidos contra México – Segunda Parte

Segunda etapa:

La Guerra de Estados Unidos contra México 1846-1848

III).- Conmemoración del CLXV Aniversario del Inicio de la Guerra.
El Presidente Polk envió, sin autorización del Congreso, un poderoso ejército a posesionarse de la parte norte del estado Mexicano de Tamaulipas, conocida como la franja del Nueces -que es el territorio comprendido entre el Río Bravo y el Río Nueces-, argumentando que era parte del estado de Texas, lo cual estaba muy lejos de ser verdad. Lo que realmente venía a hacer el ejército comandado por Zacarías Taylor, era provocar al ejército Mexicano y poder tener un pretexto para declarar la guerra a México. Taylor declaró “Mi marcha es un agresión a México…Pero un soldado debe obedecer órdenes”. El pretexto se dio muy pronto: cuando el General Anastasio Torrejón dio una “tunda” a una patrulla del ejército de Taylor en el rancho “Carricitos”, al norte del río Bravo, por andarse metiendo en territorio mexicano, el 23 de abril de 1846. Para el presidente Polk ese fue su motivo aparente para presentarse ante el Congreso; el 11 de mayo declaró: “Ha sido derramada sangre americana en territorio americano” (*) por consiguiente, según él, había ‘casus belli’ para que los Estados Unidos declararan la guerra a México. El joven Woodrow Wilson escribió, en su libro ‘History of the American People’, calificando la guerra contra México de “agresión inexcusable”.

(*) A menos que Polk se hubiera referido a que residentes del Continente llamado América, habían sido muertos en la parte norte del Continente: Norteamérica. Si pretendía decir que esta situación se había desarrollado en territorio de los Estados Unidos, las declaraciones vertidas eran falsas ya que esta escaramuza se efectuó en territorio de Tamaulipas. Por otro lado, por si no lo sabía Polk, los mexicanos también somos ‘americanos’ y ‘norteamericanos’.

Aunque tuvo una fuerte oposición, el presidente Polk logró el 13 de mayo de 1846, que el Congreso declarara la guerra a México, ¡después de que se habían realizado las batallas de Palo Alto y Resaca de Guerrero!, sin que Polk tuviera conocimiento (oficial) de ello, ya que las comunicaciones de esa época eran lentas y deficientes. A menos de que tuviera buen cálculo y estimara que ya había pasado lo que tenía que pasar. Se dice que desde febrero estaba preparando el mensaje que habría de presentar al Congreso…
en su momento. Cuánta razón tiene el historiador chihuahuense José Fuentes Mares cuando afirma: “La historia de México se ha escrito en Washington…a priori” (antes que suceda).

México no declaró la guerra a los Estados Unidos; en el decreto del Congreso de fecha 2 de julio de 1846, que fue publicado el 7 de julio, exponía: “El Gobierno, en uso de la natural defensa de la Nación, repelerá la agresión que los Estados Unidos de América han iniciado y sostienen contra la República Mexicana, habiéndola invadido y hostilizado en varios de los departamentos de su territorio”. El manifiesto del presidente Mariano Paredes de abril 23 de 1846, claramente señala que él no decreta la Guerra al Gobierno de los Estados Unidos, porque esa es función del Congreso de la Nación y añade: “desde este día comienza la guerra defensiva, y serán defendidos esforzadamente cuantos puntos de nuestro territorio fueren invadidos o atacados”.

La Batalla de Palo Alto se conoce como la Batalla de los Presidentes, no porque allí se hubieran enfrentado los Presidentes Polk y Paredes, sino porque en ella participaron Zacarías Taylor y Ulises Grant en el ejército Americano y Mariano Arista, Rómulo Díaz de la Vega y Félix Zuloaga en el ejército Mexicano. Los cinco militares llegaron a ser Presidentes de sus respectivas Repúblicas, algún tiempo después.

Ya transcurrieron 165 años. Las batallas de Palo Alto y Resaca de Guerrero de los días 8 y 9 de mayo de 1846, en territorio tamaulipeco, marcaron el inicio de la guerra de los Estados Unidos contra México. Taylor continuó su avance por Camargo, Monterrey, Saltillo y La Angostura. Winfield Scott desembarcó en el puerto de Veracruz con un poderoso ejército y derrotó a los mexicanos en Cerro Gordo, Jalapa, Puebla, Churubusco, Padierna, Molino del Rey y Chapultepec. Finalmente se apoderaron de la Ciudad de México el 13 de septiembre de 1847. Con la fuerza ‘legal’ que dan los cañones y el ejército; ya lo había dicho Cicerón: “Las leyes guardan silencio cuando suenan las armas”. El representante de los Estados Unidos ‘convenció’ a los representantes de México a firmar los tratados de Guadalupe Hidalgo, el 2 de febrero de 1848. Se habla de una “compra” con una “indemnización” ridícula de 15 Millones de pesos ¡por 210 Millones de Hectáreas (500 Millones de acres)! Sin embargo, el Presidente Polk se sintió insatisfecho porque también quería anexarse la península de Baja California y el Istmo de Tehuantepec y algunos congresistas hablaban de “Todo México”.

El General Taylor inició la invasión reclamando la ‘franja del Nueces’, la cual es una porción relativamente pequeña. Con el tratado de Guadalupe, México perdió más de la mitad de su territorio. Con esta acción recuerdo el ranchero aquel que fue llevado a la cárcel. Cuando preguntó al Juez la causa de su detención, el Juez le dijo: “te robaste una vaca”. Inmediatamente el ranchero contestó: “no señor Juez, yo me encontré un mecatito, que en la otra punta haya venido amarrada una vaca es, más bien, suerte”. Taylor se “encontró” el mecatito llamado ‘franja del Nueces’, que en la otra punta haya venido una vaca llamada: Nuevo México, Arizona, California, Nevada, Colorado (Para demostrar los orígenes hispanos de estos inmensos territorios, no necesitamos más argumento que los nombres en español de ellos.) y Utah, fue más bien cosa de suerte.

Aunque en los tratados de Guadalupe Hidalgo se reconocía a los propietarios originales, después de la guerra vino la invasión de los especuladores, que realizaron transacciones fraudulentas e injustas. Con argumentos tales como: “me vendes (muy barato) o le compro a tu viuda”, o asesinando a los propietarios originales para apropiarse de los documentos oficiales que los acreditaban como propietarios, aplicaban la misma técnica de Polk, solo que en pequeña escala. Fue así como los grandes ranchos de los De la Garza, los Hinojosa, los Balli, Los Ramírez, Los Medrano, los García, los De León, los Treviño, los Benavides, los Sáenz, los Solís y tantos otros mexicanos, pasaron a ser parte de los Ranchos de los Kennedy, los King, los Astillan y otros ‘Neotejanos’ que no le hacían honor al nombre de Tejas que en lengua Caddo significa ‘amigos’ o ‘aliados’.

IV).- Reflexiones

En el sitio del parque Nacional de Palo Alto podemos observar que los lugares de referencia, alrededor del parque y su historia: Palo Alto, camino Paredes, Los Fresnos, Resaca de Guerrero, Resaca de la Palma, Frontón de Santa Isabel, Brazos de Santiago, Isla del Padre Balli, Laguna Madre, tanques del Ramireño, (propiedades en su tiempo de mis antepasados) Río Grande ó Río Bravo, Carricitos, el Longoreño y otros lugares, son toponimia en español desde sus inicios hasta nuestros días, por lo que su origen es difícil de explicar en lengua inglesa o sajona.

El cinco de diciembre de 1998, dentro de los festejos del Sesquicentenario de la fundación de Brownsville, se inauguró la primera etapa de las instalaciones que conformarían el centro de información y museo en sitio, del lugar en donde inició la guerra de los Estados Unidos contra México. Dado que se incurrió en la descortesía de no invitar a ningún orador mexicano, ni se le rindieron homenajes a la bandera mexicana, la ceremonia del 5 de diciembre mueve a reflexionar. Las autoridades e invitados que estaban presentes eran las siguientes: el Diputado Federal Solomón Ortiz, el alcalde de Brownsville H. González, el Juez federal Filemón Vela, el Juez del Condado Gilberto Hinojosa, el presidente de los festejos del sesquicentenario Agustín Celaya, el superintendente del parque David Vela, Fausto Yturria, la señora Mary Yturria, Yolanda González, Alfonso Gómez Arguelles y muchos otros amigos que se preocupan para que se hable con la verdad. Creo que ninguno de ellos tenga antecedentes genealógicos con los primeros pobladores de las trece colonias originales que establecieron los ingleses. Pensando en la cantidad de personas (aproximadamente 20 millones) de ascendencia mexicana ó española que viven en los estados fronterizos del sur de los Estados Unidos, me pregunto: ¿será la reconquista de los territorios perdidos?; ¿será justicia divina?; ¿será la venganza de Moctezuma?… ¡Vaya usted a saber!

Lo que si podemos saber es que en la actualidad los gobiernos y los habitantes de México y los Estados Unidos somos amigos que nos respetamos y nos ayudamos. Si la Historia y la Geografía nos pusieron de vecinos, no seamos ‘vecinos distantes’ y vamos conviviendo como entes civilizados, ahora que estamos viviendo en el inicio del siglo veintiuno y que debemos demostrar que hemos llegado a niveles excelsos de civilización.

V).- Inauguración del Centro de Visitantes del Parque Nacional en el Sitio del Campo de batalla Palo Alto.

El 24 de enero de 2004 se inauguraron las modernas instalaciones del Museo en sitio de la batalla de Palo Alto, en el Parque Nacional del mismo nombre. Se invitó a las autoridades municipales de Matamoros a participar en el evento. El Presidente Municipal de Matamoros Ing. Mario Zolezzi dijo que no le interesaba participar en ese evento, porque los mexicanos no tenemos nada que celebrar allí, pero pidió al Secretario de Educación y Cultura, Profr. Arturo Sarabia, que asistiera sin representación oficial. En ese evento hubo alrededor de 300 personas, entre los que destacaban el Gobernador de Texas Rick Perry; el representante del Presidente de los EEUU George Bush, Daniel Garza; el Alcalde de Brownsville Eddie Treviño; el Presidente de la Comisión Histórica de Texas, John L. Nau III; el coordinador estatal del Servicio Nacional de Parques, David Vela; el representante de la dependencia Nacional de Parques, Steve Martin y muchas otras personalidades.

El Ing. Clemente Rendón de la Garza (Cronista Municipal de Matamoros) expuso en su participación el programa de inauguración como mexicano. El mensaje que le tocó exponer, en la ceremonia de inauguración aparecía en el programa como “A View from México”, que más o menos quiere decir: “El punto de vista de México”, desde luego que no es un mensaje oficial, sino estrictamente su particular punto de vista, pero eso si con mucho amor a la patria que es México y su Historia y tratando de interpretar lo que pensamos la mayoría de los mexicanos. Reproduzco dicho mensaje íntegro, a continuación:

“Estamos reunidos en este sitio histórico, para rendir tributo a los soldados-héroes que murieron en este lugar hace casi 158 años, en el cumplimiento de su deber. Para los mexicanos no es fácil acudir a un lugar que nos trae recuerdos tan tristes. A pesar del tiempo transcurrido, la herida sigue doliendo, sobre todo duele más cuando no se dice la verdad o no se comentan con imparcialidad los acontecimientos aquí sucedidos. Por ello, los mexicanos que nos aventuramos a venir a este sitio, deseamos que se diga la verdad histórica, que se recuerde con respeto a los héroes mexicanos que participaron en esta guerra, que se muestre a México, a los Estados Unidos y a todo el Mundo que en este lugar en donde hubo una guerra, hoy vivimos en PAZ.

El sentimiento de los mexicanos de ayer y el sentimiento de los mexicanos de hoy, es el mismo: fuimos despojados de la mitad de nuestro territorio, mediante la imposición de la voluntad del más fuerte. Esa fue una guerra injusta por la superioridad técnica militar y económica de los Estados Unidos.

Si en el pasado fuimos agredidos por el Destino Manifiesto, en la actualidad estamos unidos por el destino evidente, que es el resultado de nuestro proceso de desarrollo histórico: tenemos un origen y una historia común y tendremos un brillante futuro compartido.

Yo invito a las autoridades, al servicio Nacional de parques, a la Comisión histórica de Texas, a las Universidades e Instituciones de enseñanza, a los historiadores, a los ciudadanos y a todos los que nos interesa conocer el pasado de nuestros pueblos, a que nos comportemos como adultos, con madurez y responsabilidad, a que hablemos de nuestra historia con la verdad. Vivimos tiempos de decadencia de los valores morales y no queremos que esta decadencia llegue a nuestras familias ni a nuestros pueblos, por lo cual debemos de hablar de nuestro pasado y de nuestras raíces, apegándonos a la justicia y a la verdad. Nuestra historia, apasionante y dolorosa, es un proceso irreversible; después de 158 años no tiene sentido tratar de cambiarla. Por respeto a los héroes muertos y por responsabilidad con los ciudadanos vivos, digamos la verdadera historia para que nos sirva de verdadera lección.
Matamoros y Brownsville son Ciudades hermanas, oficialmente, desde 1994, aunque en la práctica han sido hermanas desde siempre. Contribuyamos para que los habitantes de las dos naciones del valle de la desembocadura del río Bravo y Grande nos comportemos como ciudadanos hermanos y que las poblaciones gemelas sean ciudades hermanas de hecho.
Hemos sido, somos y seguiremos siendo Amigos de la Frontera”.
Clemente Rendón de la Garza
Enero 24 de 2004. Brownsville, Texas.

Cuando termino de leer este mensaje, ante unas 300 personas, vi que el Gobernador de Texas Rick Perry, a cuyas espaldas estaba colocado el pódium, volteó y le dijo “Very well done”, saludándole de mano; desde luego que fue por cortesía, porque no entendió lo que dijo en español. El profesor de Historia de la Universidad de Texas en Brownsville, Dr. Anthony Knopp, leyó la traducción de este mensaje en inglés, algunos amigos que estaban entre el público me comentaron que el Gobernador Perry hizo varios gestos. Quizá se sintió incomodo, porque la verdad incomoda a algunas personas. A pesar de que hay muchos matices en la verdad, ya que como escribió el poeta español, Ramón de Campoamor: “en este mundo traidor/ nada es verdad ni mentira/ todo es según el color/ del cristal con que se mira”. La historia debe ser imparcial, objetiva y verdadera, pero no debe ser tamizada o filtrada a través de ningún color, porque entonces se convertiría en historia distorsionada, perdiendo su esencia y características “Sine qua non”, para convertirse en cuento, leyenda increíble o relato irreal.

VI).- Conclusión
Han transcurrido 165 años desde que inició esa injusta guerra contra México. Ya es tiempo que conozcamos nuestra verdadera Historia para evitar que nos sigan contando cuentos, no podemos cambiar la Historia porque es un proceso irreversible, pero si podemos cambiar o desmentir el contenido de la Historia oficial -de ambos países- que ha sido escrita con parcialidad, falsedad, mala fe o ignorancia.

México tiene una hermosa Historia, estudiémosla para conocer nuestros orígenes y así amemos más a nuestra patria. Analicemos la Historia para que nos sirva de maestra de la vida y faro de los tiempos. Que las experiencias de nuestros antepasados nos sean útiles para no volver a cometer los errores del pasado, pero sobre todo, para imitar sus buenas acciones y aciertos, en el presente y en el futuro.

Recordemos también que el Batallón de San Patricio lucho con México en contra de la invasión de Estados Unidos.

“Tenemos que aprender de los eventos históricos, porque si no lo hacemos perdemos por omisión ante los falsos y si no exponemos nuestro punto de vista, no lo sabrán o fingirán que no lo saben” Francisco Moya

Gracias y vuelvan pronto.

Buckaroo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
101 Comentarios en “165 Años de la Guerra Estados Unidos contra México – Segunda Parte”