2011

Un domingo en la iglesia

¿Han notado la falta de sacerdotes inteligentes en México?

Es por eso que los domingos leo un libro en lugar de ir a la iglesia. Y claro, también porque no soy católica. Sin embargo mi santa madre si lo es, y a veces se pone melosa para que la acompañe. ¿Quien dice que no a una mamá melosa?

Ese día llegamos tarde, no sé ni de que trataron las lecturas, pero justo el padre empezaba con el sermón.

“Os contaré un sueño que tuve hace poco” (Así empezó) “Soñé que el diablo quería pervertir a la humanidad, y sentado en su trono sopesaba las distintas formas de hacerlo” (Sí, yo también lo imaginé pujando en el inodoro) “Y entonces se le ocurrió: inventemos la tecnología, los haré creer que son capaces de inventar cualquier cosa, blasfemaran y se creerán dioses. Así lo hizo, pero no todos cayeron en la trampa, aún alababan a Dios. Así que siguió pensando en su trono hasta que se le ocurrió una nueva idea” (foquito encendido) “¡Los haré creer que son dueños de su cuerpo, que crean que pueden hacer lo que quieran con él, se olvidaran de Dios y se creeran criaturas dueñas de sí mismos. Pero no funciono, no lo suficiente” (tediosa la historia pero ya viene el punto de todo) “De pronto Satán separó de su trono” (sin subirse los pantalones) “¡Había dado con la mejor idea de todas!” (chacachachá!!) “¡Libertad de pensamiento! que crean que pueden pensar por si solos, que cuestionar no tiene consecuencias, que son libres de dudar hasta de su sombra! ¡¡Esa será la perdición de la humanidad!!”

Y ahí mis queridos hermanos… terminó el sueño de un sacerdote drogado y con poca imaginación.

Pero eso no es lo peor, puede ser hasta gracioso si lo piensan, Lo indignante, fue mirar a mi alrededor y ver a los concurrentes asintiendo. ¡¡HECF!!! Pero wey, de esa manera que lo hace uno cuando alguien te platica y tu pones el piloto automático, ¡¡¡asientes aunque no sabes ni de que esta hablando!!! como estar en Zomiland!!!

Salimos de misa como en procesión y a mi lado Chona le dice a Chon: “Que bonito habla el padre ¿verdad?”

¡HECF! No sé si llorar o reír.

Bienvenidos sean todos a la Isla de los Zombis.

Cortesía de Marina La Chingona

Siguiente Entrada
»
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
»
Entrada Anterior
195 Comentarios en “Un domingo en la iglesia”