2011

Antonio Reveles – Apagando el Espíritu

Nunca he entendido un fenómeno muy común en toda la gente que he conocido y del que incluso yo he sido parte, en veces conscientemente en otras no tanto, fenómeno que no sé si es exclusivo de México, lo aclaro, pero a quién no le ha pasado que cuando comentas de lo más sincero y sin ninguna pretención cosas como “tengo un perro con manchas” no falte quien responda “ay, yo también y el mío tiene más manchas!”, como si se tratara de una lucha encarnizada o en ello fuera la vida, no sé de dónde vengan tales reacciones, lo que sí se es que es parte de lo que vivimos diario y a diario se trata el caso, no solo como si fuera normal, sino como si hasta fuera bueno.

(Aquí en hazme, donde somos los hacedores de lo correcto en todos los sentidos no creo que alguna vez haigamos sentido envidia, al contrario, podemos dar fe de esos desagradables mediocres que no saben ni escribir y cuando lo hacen es para reflejar su pendejez porque “yo lo hubiera hecho mejor, así o asá”).

Y es que hemos venido viendo una serie de ideologías donde nos vale madre no solo lo que el otro piense, sino que ya ni de lo que sienta hablamos, creo sinceramente que ese empecinamiento de querer a toda costa ser “superior” está apagando el espirítu del hombre, sea lo que creas que el espíritu sea, creo que el hombre se está haciendo una máquina, un ser mecanizado, en primera porque ya no piensa por si mismo, seamos sinceros, ¿en qué examen te aprueban por decir lo que piensas/dices/sientes? cosas éstas que dan característica y nos diferencía de otros seres por ejemplo, en segunda porque ya no acepta diferencias, su sistema está programado para catalogar de manera automática lo diferente a su gusto/prioridad/interés como “malo” y aquí hemos visto tantos ejemplos, que si eZcRib0 c0Mo Shh14vO M3tr0fLoj3r0 soy un pendejo, que si me gustan las canciones de wisin y yandel también lo soy, que sí creo que los beatles fue la primer banda plástica y por eso no los idolatro soy un sacrílego, que si no conozco una palabra o no creo en un dios o creo en uno soy el pendejo más grande del mundo, en tercera porque en todo quiere ser el primero y sin errores, ya nadie se quiere equivocar para aprender, ahora se aprende a la “ganar ganar”.

Vamos, este no es un post de moral, pero veo que esas intransigencias, sí podemos resolverlas nosotros, antes de resolver algunas que son de carácter social, a fin de que vaigamos arando un camino a la organización sin barreras y es que esto no es más que un pequeño paso, que cuando se da de más se pierde todo, porque dándonos cuenta, se avanzó mucho al quitar otras piedras en el camino, pero se exageró el pasó y hoy los más racistas son los negros, las más sexistas las mujeres, los más intolerantes los ateos y así para cada cosa, antes de hacer movimientos sociales creo que hay que quitarnos esos pequeños lastres.

¿Qué sugiero? luchar una guerra que si ganemos, simple, que empecemos a interesarnos por el otro, no falsamente ni a fuerza, o mejor aún, comencemos por ver al otro como superior a nosotros, es difícil, debemos quitarnos las máscaras, pero no imposible, deberíamos de sustituir algunas palabras del diccionario que usamos, como “mejor” por “diferente”, lo “malo” por un simple “desacuerdo”, es decir dejar atrás esa analogía del cangrejo y proponernos en definitiva, el comenzar a creer lo básico de que en la competencia hay más esfuerzo y menos fruto y en la cooperación mucho más fruto, menos esfuerzo y además, mejor convivencia, a fin aunque sea de que no sigamos enfriándonos, que demos pasos atrás en esa sistematización del hombre, que comprendamos y nos hagamos a la idea de una vez por todas que no hay ninguna diferencia entre mi hermano y yo que lo haga a él inferior a mí ni a mí superior a él, y claro, al revés voltiado, sugiero que a fin de que no nos siga cargando nuestra propia chingada, nos quitemos esa automatización que simplemente, e independiemtemente de lo que ese ente sea o lo que cada quien creamos es, está apagando el espíritu….

No les gustó, escuchen ste ska, está re bonito.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
157 Comentarios en “Antonio Reveles – Apagando el Espíritu”