2011

El que nada debe, nada teme

Hola banda, esta es mi primera colaboración al blog, pero ya tengo mas de dos años visitándolo. Bueno lo que voy a narrar me acaba de pasar hace no mas de 10 minutos y lo quiero compartir ya que últimamente lo que leo en el blog son puras quejas de la policía federal, militares, etc.

Como dato anterior a la historia, solo les cuento que nací en Estados Unidos pero fui criado en México, motivo por el cual traigo auto con placas americanas, polarizado tipo limosina y siempre manejo a exceso de velocidad. En pocas palabras, mi carro grita a los cuatro vientos a los policías y a los tránsitos, pero hasta ahora nunca me han multado o detenido en algún reten.

El dia de ayer recibí un email de un camarada, donde me pedía de favor que lo recogiera en el aeropuerto de El Paso, TX, ciudad vecina de la ahora Heroica Ciudad Juárez, a media noche. Fui por el y lo lleve a su casa que es en Cd. Juárez, después de dejarlo no pasaron mas de dos cuadras cuando me marca el alto dos patrullas de la policía federal, al principio pensé-“donde esta mi pantalón café?”, ya que siempre uno escucha solo malas experiencias de otras personas pero nunca las buenas. Bueno el caso es que a mi de menso se me olvido sacar el dinero que acababa de sacar del cajero para el pago de la colegiatura de mis hijas, y traía un cojín para el perro que acababa de comprar, que mas que cojín parecía bolsa llena de mariguana.

Pues ya estaba imaginando lo peor, quedarme sin lana para la colegiatura y hasta en la sala de interrogaciones recibiendo un tehuacanazo. Pero en el minuto que se tardo el oficial en llegar a mi ventana, recordé ese dicho con el que esta titulado este post.

Al llegar el oficial a la ventana, muy amablemente me dijo- “buenas noches, podría bajar del vehiculo?”

Salí del auto y respondí a las preguntas del oficial – ” a donde va? De donde viene? A que se dedica? Tiene algún tipo de arma o sustancia ilícita en el vehiculo?”

Respondí todo lo que el oficial pregunto y al final me pregunta “podemos hacer una inspección al vehiculo”

Le respondo que no hay inconveniente y me solicita que este atento a lo que el oficial encargado de las inspecciones haga.

Le pregunto por que? Y me dice-“es tu derecho ver quien y como se hace la inspección del vehiculo”.

Al terminar la inspección y dirigirme a mi casa, me quede reflexionando un poco sobre la situación, por que siempre estamos tratando de menos preciar el trabajo de las corporaciones policíacas, siempre opinamos que son de lo peor y talvez nunca nos han echo nada pero como buenos borreguitos que somos, si vemos que alguien los insulta nosotros hacemos lo mismo.
Opinemos sobre ellos pero solo cuando tengamos una experiencia directa con ellos y no basándonos en lo que el vecino, el compañero de trabajo nos contó o lo que alguien nos mando por email.

Bueno voy a lavar mis calzones por aquello del susto. ¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Gringou en Mecsicou

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
231 Comentarios en “El que nada debe, nada teme”