2011

¿Donde están los indignados en México?

Yo se que todos estamos hasta la madre y que ya es hora de que les demos a las autoridades algo en que pensar.

Somos jóvenes y si nosotros dejamos de trabajar, el país se muere, si dejamos de estudiar, el país se queda sin futuros. Pero si nos quedamos callados vamos a seguir contando muertos, viendo noticias sobre masacres y en el caso de mi ciudad Monterrey, seguiremos amaneciendo con cadáveres colgados en una de las principales avenidas de la ciudad.

Ayer en Grupo reforma, Jorge Ramos escribió una columna que nos invita a que hagamos algo, que nos unamos, que salgamos y tomemos las calles, se las dejo (La columna), es hora de hacer algo.

La queja es un coro. Las cosas en México están mal. El país va en la dirección equivocada. No solo lo dicen las encuestas. Son las voces de millones de mexicanos. Basta oirlos.

Pero la pregunta es ¿dónde están los indignados en México? ¿Dónde están esos jóvenes mexicanos dispuestos a plantarse en el zócalo y en todas las plazas del país hasta que las cosas cambien? ¿Dónde están los mexicanos que -después de gritar “ya basta” de pobreza, desempleo, violencia, inseguridad y falta de oportunidades- presionan y presionan a los gobernantes hasta que las cosas cambien? ¿Dónde? He estado siguiendo muy de cerca las rebeliones de la “primavera árabe” en Túnez, Egipto y Yemen, entre otros países, y el movimiento de “los indignados” en España, Francia y Grecia. Son, en su mayoría, jóvenes que están provocando un cambio.

Organizados a través de Twitter y Facebook los jóvenes árabes han derrocado dictadores y destruído regímenes autoritarios. En el caso de los europeos, están obligando a las autoridades a rendir cuentas, a presentar resultados concretos de sus demandas y a adelantar elecciones. ¿Por qué no pasa eso en México cuando tenemos más quejas y más asesinados que los españoles? Las marchas por la paz -y ahora la “ruta del dolor”- organizadas por el poeta Javier Sicilia y los juicios públicos hechos por los padres de las víctimas de la Guardería ABC son un maravilloso ejemplo de la fuerza de la gente. Pero mi frustración con estas masivas manifestaciones de inconformidad es que, después de realizadas, no pasa nada. Nada.

Las cosas siguen igual. El presidente Felipe Calderón sigue sin cambiar su fallida y mortífera estrategia contra el narcotráfico. Los asesinados se amontonan unos sobre otros. Y muchos de los responsables de la muerte de 49 niños en la guardería de Hermosillo en el 2009 siguen libres. Todo sigue igual. Las protestas ciudadanas, aparentemente, no tuvieron ningún resultado concreto.

Articulo completo: http://www.jorgeramos.com/articulos/articulos623.html

Si no conocen a Jorge Ramos, es un periodista muy destacado y muy famoso en USA, claro, él si habla Inglés bien, no como el Juay de Rito.

Por cierto, busquen en Youtube su entrevista con Salinas de Gortari, para que vean qué clase de periodista es.

Ya nada mas para terminar les dejo este video del grupo Anonymous a la clase política española.

Cortesía de Rodrigo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
161 Comentarios en “¿Donde están los indignados en México?”