2011

De la risa a la cólera: Hank Rohn y Nosotros

Hoy me desayuné leyendo a cierto columnista -uno de tantos- que tuvo el atino de calificar como Indefendible a Jorge Hank Rhon… ¡flashback!: ex-alcalde PRIista de Tijuana, famoso por sus excentricidades (como el tequila con pene de burro y las fiestas con sus tigres matando caballos, a las cuales no fui invitado…), su misoginia (sic: “El animal que más me gusta es la mujer”), parir al imperio de juego “Caliente” con una ilegalidad digna de aplausos, por llevarse de a “güey” sólo con los narcos más fieros y entre otras cosas por asesinar (por manos de alguno de sus simios) a un reportero que osó exhibir sus tan particulares aberraciones.

Bueno, pues resulta que éste patrimonio de la humanidad fue aprendido el sábado por la madrugada con tremendo arsenal (de mediano y alto poder, granadas y no sé
que más), en alguna de sus residencias en ciudad del pecado; a lo que el presidente del PRI, su siempre fiel partido (y en el cual es líder de una de sus mas “serias” corrientes: Grupo Atlacomulco), pues bien el dignísimo Humberto Moreira Valdés no encontró a Hank tan indefendible después de todo, y rápidamente sacó de su ronco pecho una enérgica defensa: “un gobernador ejemplar, víctima de una persecución electoral”, luego el columnista comenzó a acotar en su nota datos de la evidente politización en la detención del PRIista: la “casualidad” de que se haya hecho hoy, tan cerca de las elecciones en el Edo. De México y no cuando digamos… estaba en éstas y muchas otras movidas, además de que casi se hizo en perfecta sincronía (y en perfecta respuesta, diría yo) a la detención del “influyente” panista Martín Orozco Sandoval aquí en Aguas… un dialogo al viejo estilo de la política mexicana, ni más ni menos.

Aquí me detengo, no veo nada nuevo en ésta historia pues desde que tenía 12 he sabido que la política mexicana es una mierda… pero por otro lado no quería dejar pasar la oportunidad de despotricar no contra los políticos (esta vez), sino contra todos aquellos ingenuos que profesan alguna filiación partidista, civiles como tú o como yo que participan activamente de la estupidez colectiva, solapando el circo de aberraciones como Hank Rohn, en el mejor de los casos haciendo una suerte de prostitución en pro de un maldito hueso… ¿en el peor? Esperando que alguna de éstas bestias vengan a sacar del atolladero al país.

Francamente no entiendo cómo pudo llegar un personaje como Hank a ocupar un cargo público, pero lo que más me ralla es que Moreira, quien actualmente esta comisionado a continuar con la sanación de la reputación del PRI ¡haya tenido el cinismo de venirnos con la roña de que fue un gobernador ejemplar! (háganme el chingado favor) está diciéndonos a todos imbéciles o… estoy muy susceptible? Y con todo y teatritos como éste, continúan jalando a muchedumbres desbordadas en entusiasmo… arrojando flores sobre Peña Nieto o seres patéticos como Lujambio e incluso, hoy en día sigo encontrándome el logotipo de algún partido político en las preferencias políticas de, amigos, varios de ustedes…

Hace 6 años yo solía decirme: no puedo cambiar la política mexicana, haré lo mejor que pueda con las cartas que tengo… por eso vote por Calderón (elegí al capitalista sin pelotas, por sobre el repugnante criminal psudo-izquierdista y el gran Saurio del Mesozoico), hoy reconozco que dicho planteamiento es ridículo por que escoger a quien consideras menos malo es tan estúpido como seguirlos a sus asambleas… es seguirles el juego. No, voy a creer que alguna vez los Mexicanos tendremos la mitad de la hombría que tuvo lugar en la Primavera Árabe hace 3 meses, ése arranque de dignidad que movió a naciones completas a arrancar de tirón a una jauría de perros de cuello blanco… o que al menos y tal vez… sólo tal vez, lleguemos a entender que Facebook & Twitter sirven para mucho más que organizar fiestas.

Al respecto acoto a Jorge Ramos: http://www.jorgeramos.com/

Cortesía de Francisco Luján

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
155 Comentarios en “De la risa a la cólera: Hank Rohn y Nosotros”