2011

Somos lo que hacemos… no lo que decimos

Me entristece y llena de coraje ver como el país en el que vivo es controlado por el crimen organizado y más aun, el arma que utilizan: el miedo. Miedo consecuencia de una brutal e infrahumana violencia que han llevado a los mas sangrientos niveles.

Opino que actualmente en nuestro país el narcotráfico ha creado gente inescrupulosa, opuesta por completo al concepto que tenemos por sociedad civilizada. Su crueldad y la manera en que la hacen pública mantienen a la población en un constante estado de shock.

Es increíble e inaceptable que la intranquilidad gobierne nuestras vidas y nos mantenga aterrorizados constantemente; que un grupo de ladrones, asesinos, extorsionadores, corruptos, violadores y demás hijos de su pinche madre, tengan tanto poder en sus manos. Tenemos el poder de derrocarlos o hacerlos mas fuertes.

Me avergüenza, que estúpidamente soy protagonista de este círculo vicioso del narcotráfico: soy consumidor de cocaína (¡Hazme el chingado favor!). Durante varios años he sido consumido esta sustancia y aunque se que debí de hacerlo mucho antes, es momento de abandonarlo. No puedo ser juez y parte, y por tal, no puedo, no debo ni quiero, tener esta adicción de mierda, que solo me ha traído un sinfín de penas: un buen amigo ha muerto, bastante tiempo he desperdiciado, así como dinero gastado, pero sobretodo, y lo que es más deprimente, es algo totalmente contrario a mis ideales y mis objetivos.

Se que al igual que una empresa, el narcotráfico solo vive gracias al gran numero de consumidores que tiene, por lo cual, la única manera de frenar al narcotráfico es frenar el consumo de las drogas, en particular la cocaína.

Siempre lo he dicho: El único cambio que nos llevara construir una sociedad mas segura y mejor, es un cambio en nuestra manera de pensar y actuar.

No cuenten conmigo, no seré mas cómplice de estas atroces pendejadas. Dejare esta basura y dedicare mi tiempo a desarrollar lo que puedo ser y hacer y conseguir gradualmente un cambio radical en mi vida y juntos, conseguir un cambio en nuestra sociedad.

No debemos permitir que nos gobiernen las armas y la violencia en lugar de la paz, la justicia y la razón.

Cortesía de Julius

Siguiente Entrada
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
Entrada Anterior
72 Comentarios en “Somos lo que hacemos… no lo que decimos”