2011

Las marchas por la paz

Tanto mediante Blogs, Facebook o cualquier alguna otra red de comunicación de éste tipo, he leído diferentes “propuestas” o mejoras, para intentar cambiar la situación del País , o de las diferentes ciudades , algunas ya establecidas o realizadas en su momento y otras , como cualquier típico plan del Mexicano común y corriente: pospuestas a la larga, incompletas y lo más importante, sin organización.

Se habla mucho y se debaten las situaciones a nivel mundial de Grecia, España y Egipto entre otras, las cuáles me han parecido muy apropiadas en su mayoría, el problema es que nosotros no somos capaces de ver el mismo tipo de solución y aplicarla para nosotros como nación, y es por esto que seguimos como la ya trillada frase, dormidos bajo el nopal, o de otra manera, buscando soluciones con poco futuro o un tanto utópicas para conseguir la meta que buscamos, como por ejemplo: Las marchas por la paz.

Debo aclarar que NO soy una persona “ANTI-“ y no estoy en contra de éstas marchas, ni mucho menos apoyo la violencia, pero lamentablemente éste tipo de protestas me parecen totalmente inútiles. Y sí, se que todos exclamarán los típicos comentarios:“¿Pues qué? de perdido estamos haciendo algo”, “Mejor hacer eso que nada” etc. Aunque a éstas personas me gustaría preguntarles, ¿han visto realmente algún cambio desde que comenzaron a realizarse éstas marchas?, ¿ha cambiado algo en el País, lo cual sin las marchas no se hubiera realizado?. Si así fuera, tendríamos como presidente a José Manuel López Obrador.

Lamentablemente, en nuestro país no caben éste tipo de soluciones y debemos estar conscientes que de ésta, Gandhi no nos va a salvar. Vivimos en un lugar donde abunda la corrupción, la falta de equidad, igualdad y una lista entera de valores, por lo tanto gente, no podemos estar esperando a que algún político dirija la vista al cielo y vea una palomita blanca que lo toque el corazón, para hacerse con la idea de poner un alto y darse cuenta que es necesario lo que desde hace varios años tanta falta nos hace: PAZ y TRANQUILIDAD.

Algo que me da mucho coraje es la insensibilidad y poca iniciativa de mi ciudad tanto como de otras ciudades “importantes”, abundante en mejores servicios y recursos, más sin embargo, con habitantes los cuáles no son posibles de mover un dedo o participar con alguna mejora, o por lo menos propuestas. Pero que hablar del fútbol (situación en la que lamentablemente me incluyo), no hay un sábado cada quince dias en que el estadio no esté abarrotado de gente y sin un sólo asiento libre. No es posible que seamos capaces de llenar eventos de éste tipo, más no seamos capaces de realizar alguno en mejora de nuestra situación, nuestro futuro y quizás hasta la seguridad de nuestras vidas!

Pero bueno, por ahora me bajo de la nube y concluyo esta aportación, solamente invitando abiertamente a crear ideas o propuestas más productivas, me parece que es hora de un gran movimiento, uno verdadero, ¿porqué no pensar en él, como una de esas fiestas sin planear, que poco a poco se transmite como un rumor y al último termina siendo una de las mejores?, ¿Porqué no mostrar un 16 de Septiembre, que seguimos siendo independientes y no esclavos y sumisos ante un grupo de cobardes, delincuentes y asesinos?, o hacer presente una nueva “revolución” durante un 20 de Noviembre.

Espero que algunos como yo, aún sigan teniendo esperanza y lo más importante voluntad para cambiar las cosas.

“Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida.”
Ernesto guevara.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de el rodo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
64 Comentarios en “Las marchas por la paz”