2011

Monterrey, ciudad de montañas, de montañas de cadáveres

Leyendo un post anterior sobre mi Monterrey, decidí no responder, más bien continuar con esta polémica tan grande que nos invade en nuestra ex Sultana del Norte, porque lo único que le queda de Sultana, son los helados.

Analizando los comentarios solo podía leer que los regios somos unos mamones, que nos creemos Texanos, que siempre hablamos bien de nosotros, y pues pensándolo bien es la verdad, conozco mucha gente mamona de aquí que si lo es, pero no todos, se los prometo.

Ya entrando en el tema, bien dicen que jamás acabamos de sorprendernos y en esta ciudad donde presumíamos de seguridad y tranquilidad, cada día no puedo creer lo que veo, que colgaron a dos muchachos aquí a la vuelta de mi casa, que dejaron tres cabezas desolladas en una plaza, que descuartizaron a un par de escoltas del gobernador, ya saben, el pan de cada día. Y realmente eso es lo más triste, que aquí el nivel de descaro tomado por los delincuentes ya rebaso los limites, cuanta es la impotencia que llegamos a sentir al ver encapuchados a las 11 de la mañana en avenidas concurridísimas colgando gente, ¿Qué haces? ¿Pararte y enfrentarlos? ¿Echarles el carro? No estamos preparados para vivir estas situaciones, y nadie nos ayuda.

Ahí es donde entra el HECF! ¿Qué podemos hacer ante tal situación? La televisión dice que denunciemos, pero el 95% de la policía son los gatos de “los malitos”, decirle a las autoridades es como vender tu propia vida, entonces… ¿qué hacer? Veo el ejemplo en el Medio Oriente, hace no muchos años me ponía a ver los videos de los soldados norteamericanos en guerra, y veía como los decapitaban, y de verdad que daba gracias a Dios porque estaba alejado de esa sociedad tan atrasada donde arreglaban así sus problemas, ahora no dudo que algún pequeño Iraquí piense “gracias Aláh por vivir aquí y no en México”. Si ellos tuvieron los suficientes tamaños para deslindarse de dictaduras de muchos años, que nosotros Mexicanos no podamos acabar con una minoría que nos tiene arraigados de nuestras vidas, somos más y somos mejores, ya basta de ser como esa analogía de los cangrejos, donde nos agarramos para jamás salir del pozo, ya basta, necesitamos actuar y no solo en Monterrey, en toda la república necesitamos juntarnos y acabar con esta basura llamada narco cultura, que cultura es de lo que más carecen, y poder disfrutar de nuestro hermoso México, ahora solo falta dar el primer paso, que es el más difícil, empezar, y como dicen: “el momento correcto para empezar no es mañana o la próxima semana, sino ahora”.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Jerito

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
160 Comentarios en “Monterrey, ciudad de montañas, de montañas de cadáveres”