2011

Coperacha ciudadana

Vamos a abusar del cinismo. En México la corrupción es una forma de vida, por muchos años hemos intentando deshacernos de la corrupción sin éxito alguno. La corrupción la encontramos en todos los niveles pero es especialmente asquerosa en el gobierno, criminales y empresarios deseosos de mantener o expander sus intereses llenan los bolsillos de políticos y servidores públicos por igual. Los intereses de la ciudadanía pasan a segundo termino pues todo se hace en función a los “negocios”.

En fechas recientes hemos escuchado de las cifras que supuestamente pagan los criminales para mantener en su bolsillo a políticos, policías, servidores públicos, etc. Nos enteramos que por $8 mil pesos al mes el narcotráfico compra un policía y peor aún por $300 mil dólares para la campaña política se puede comprar a un gobernador. No hablemos de la industria de la piratería, secuestro, robo de autos, contratos, concesiones y demás asuntos que puede “tratar” un servidor público porque de ahí también sale mucho dinero para el ganón. ¿Y los ciudadanos? Bien gracias, para mantenerlos contentos se les da su atolito con el dedo porque los “negocios” son primero.

Dicho lo anterior les propongo una idea, vamos a crear una “coperacha ciudadana” para darle a la ciudadanía el poder de hacer “negocios” con el gobierno. Una “coperacha” para que la ciudadanía compre a políticos y servidores públicos, carretones de dinero para imponer los intereses de la ciudadanía por encima de los intereses de los “negocios”.

Por ejemplo, digamos que tu ciudad tiene 1 millón de habitantes y 3 mil policías. Asumiremos que la mayoría de los policías pueden llevar una vida digna con $10 mil pesos adicionales cada mes. Luego entonces la “coperacha ciudadana” solo necesita juntar $30 pesos por habitante al mes para asegurarse que los policías estén del lado de la ciudadanía. ¿Para ti cuánto valdría vivir en una ciudad segura? Imagínense, por solo $1 peso por persona diarios los ciudadanos tendrían en su bolsillo la conciencia de los policías de TODA la ciudad. Por solo $1 peso por persona diario una ciudad podría tener una fuerza policíaca dedicada verdaderamente a velar por los intereses de la ciudadanía, mantener el orden y proteger a la población.

¿Qué no se supone que esa es la función de las policías? Cierto, pero tenemos policías mal pagados, mal cogidos comidos y mal equipados porque el gobierno es terriblemente ineficiente en hacer llegar los recursos (impuestos) a los lugares donde realmente hacen falta. La corrupción, en este caso como “coperacha ciudadana” haría llegar a las fuerzas del orden los recursos que necesitan para hacer su trabajo.

El poder económico de toda la ciudadanía crearía inflación en los “servicios de corrupción” y tal vez pondría a “la mordida” fuera del alcance económico de intereses privados.

Llevemos esta idea los políticos. ¿Cuánto le costaría a la ciudadanía un presidente que vea por nuestros intereses? ¿Un gobernador? ¿La cámara de diputados? ¿El sistema judicial? Póngale un precio.

Si, la idea es cínica e imposible de llevar a cabo, porque si fuera posible daríamos por hecho que la sociedad tiene la capacidad de organizarse por si sola y ante una ciudadanía organizada el gobierno se arregla o lo arreglan. La corrupción es un lastre que hace las cosas más sencillas imposibles, le cuesta al país recursos y en muchos casos lágrimas y sobre todo vidas.

Kin 40

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
163 Comentarios en “Coperacha ciudadana”