2011

El Ya Merito

Era una tarde de hueva, no recuerdo si jugaba Xbox, si leía un libro o si nada mas estaba tumbado rascándome los huevos. Creo que fue la tercera. La cosa es que esa día me llamo una amiga para ir a nadar y con el puto calor que hacia en esos días no lo dude ni un segundo. Toalla, lentes, chelas del refri y un traje de baño viejo fueron con los que llegue esa tarde a la alberca en casa de mi amiga.

Llegando, saludo a mi amiga y pasamos a la alberca donde se encuentran dos de sus amigas… Ahuevo!!! En ese momento imagine inmensidad de cosas sexosas al verlas gozando del sol en sus trajes de baño… quien diría que horas después algo extraño pasaría, una de esas ideas cochambrosas se cumpliría.

Si ya se, ya se. Han de estar pensando “este cabron ya va a presumir” y pues la neta si, jejeje. Pero les aseguro que esto tiene un hazme.

Horas después y ya encaramelado con una de las amigas de mi amiga , mas por causa de aquel calor y bastantes cheves que por mis buenos looks, decidimos pasar a la casa a refrescarnos fuera del sol. Una de sus amigas se retiro y nos quedamos mi amiga, su amiga y yo solos en la casa. Ñaca, ñaca, ñaca.

Como era de esperarse empezó el fajaja y el jejeje. Para mi sorpresa mi amiga no se fue y en algún momento nos llamo la atención y nos dijo:

“Si quieren les presto mi cama, pero me dejan verlos”

¡Putisima la vende huevos! No lo podía creer y sin pensarlo dos veces nos levantamos y nos dirigimos a su recamara. Aquí es donde le pido a ti amable lector que ponga la siguiente rola, jejeje.


Liga directa: youtube.com

Una vez ahí, yo y su amiga empezamos con lo nuestro y mi amiga se puso en una silla enfrente de la cama a observarnos. No voy a entrar en detalles pero fue algo así como dar show mientras ella y Manuela disfrutaban el espectáculo. Y digo espectáculo para echarme porra, chinga, si no lo hago yo pos quien ¿verdad?

Y bueno, yo me imaginaba en ese momento que mi amiga no tardaría en treparse a la cama para unirse para hacer un trío. Aquel ansiado trío que muchos desean pero que a pocos nos ha tocado. Como aquellos que se ven en las pornos cuando un negro con pene de tres metros se consigue a unas diminutas güeritas que solo desean satisfacerse con tremenda riata… o algo así.

Pero no, ese triunfo de la mayoría de los hombres (por que hay cabrones muy persignados), esa gran fantasía nada mas no se dio. Terminando mi amiga, y para la sorpresa de nosotros dos, se levanto terminando y salio de la recamara sin despedirse. “Ya merito” pensé yo…

Claro que yo seguí en lo mío y no me quejo, pero hasta el día de hoy me quede con esa gran incógnita de el que hubiera pasado… ¿Y el hazme donde quedo? Pues que meses después termine acostándome con mi amiga y a su amiga nunca la volví a ver, creo que se caso o algo así. O sea que igual termine con las dos, pero por separado. ¡Hazme el chingado favor!

Y dirán, a que viene todo este choro mareador. La verdad no estoy seguro, quizás solo eran ganas de compartirlo un hazme personal y sexoso para cambiar un poco los temas que últimamente se han dado y se darán en este blog. Quizás por que en medio de tanta política y tanta violencia en la que vivimos hace falta mas sexo y menos tragedias. Por que hoy prefiero escribir de cachondeses quizás como un escape a toda esa mierda que nos rodea diariamente. Quizás este “hazme” no sea la gran cosas, quizás mi “ya merito” tampoco importe mucho pero es como un “paréntesis” necesario en este país del Hazme el chingado favor. Mas sexo, menos violencia, salud.

¿No les gustó? Mándenme sus quejas picándole a esta liga.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
256 Comentarios en “El Ya Merito”