2011

Cayman – Las minorías

Hace algún par de semanas, un sábado me encontraba en un restaurant del centro de Guadalajara cuando inicio una tormenta muy fuerte, claro que detrás de un ventanal sin mojarte se ve poca madre y se disfruta, en eso veo que cierran la avenida principal -como si no fuera suficiente que con solo la lluvia se apendejaran los conductores y alguien cerrando la avenida principal, imagínense el tránsito- al aminorar la lluvia a lo lejos comienzan a verse un contingente de personas y carros alegóricos valiéndoles madre la lluvia, ya más de cerca veo que era una manifestación gay -ya después supe que era el “15 aniversario de la marcha del orgullo gay”, plumas, lentejuelas, mucha carne, agua a caudales, ya para este momento parecía más una sopa de mariscos-

Entre las consignas que gritaban era que querían respeto –pero ellos iban gritando “Esos mirones también son maricones” se manifiestan pidiendo respeto y no lo dan, piden dignidad y van desfilando semidesnudos –estaba una familia junto a mi mesa que los padres al ver la marcha los vi como queriendo distraer a los niños para que no vieran el espectáculo lo cual era inevitable ya que estaban fascinados con la lluvia y al ver el colorido desfile no los pudieron quitar de la ventana, los niños estaban cagados de la risa diciendo “mida que didículos señodes” sic “no les da pena sadid en cazones” “esos se quen supededues” “¿papi por que se visten asi?..Van a una fiesta de disfreses”-

El caso es que no se puede dar un doble discurso, si pides trato digno, compórtate dignamente, quieres respeto, respeta, en otra de las consignas solicitaban apoyo para ver y defender los derechos de la comunidad gay….¡¡ Ah chingá!! ¿Que no todos tenemos los mismos derechos sin distinción de preferencia sexual? ¿O acaso a ellos por ser gays sus derechos son diferentes? ¿Acaso, no ellos solos se están marginando al pedir trato especial y separado para atenderlos exclusivamente?

Ese es el problema donde se genera la marginación, separándola y etiquetándolo como minoría vulnerable, el crear dependencias para atender a población sectorizándola; Gay, Indígena, capacidades diferentes, católico, protestante, pobre, rico, del sur, del norte etc. Solo crea más burocracia y el apoyo o atención nunca llega. Todos en teoría contamos con los mismos derechos y las mismas obligaciones ¿para qué sectorizarnos?

En vez de pedir dependencias para cada una de las “minorías” deberíamos pedir más dependencias para atender a todos y cada uno de los ciudadanos, me imagino que llegue un indígena gay ciego a reclamar que le quieren quitar sus tierras, o que lo están violentando sus derechos por ser gay, indígena y estar ciego, ¡pues se va a chingar! porque es una minoría dentro de otra minoría y ahora si ¿quien lo va a defender? Ya que no existe esa dependencia y el chapulín colorado ya esta viejito y apenas puede twittear.

Tenemos que dejar atrás la sectorización de la sociedad, todos somos parte de ella independientemente de preferencias sexuales, etnias o condición física, ocupamos ser una sociedad incluyente, donde veamos por los derechos de todos y para todos.


Liga directa: youtube.com

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
232 Comentarios en “Cayman – Las minorías”