2011

Nuestro mundo, nuestro problema

Hoy me desperté tarde. Eran ya las 10 de la mañana, dos horas después de lo que estoy acostumbrado levantarme en estas vacaciones. Me dormí en el sillón de la sala justo enfrente del clima, el cual rezaba brindar un ambiente de 17ºC. Tenía todo el cuerpo helado, así que tomé el control y lo apagué. Me dirigía hacia la calle, simplemente para ver “que onda”. Ni siquiera llegué a la banqueta. Abrí la puerta de mi casa y me alcanzó una corriente de aire caliente en la cara. Le eché agua a las plantas, y realicé que ya estaba sudando. No mames. Sin pensarlo más, entré a la casa y prendí de nuevo el clima. Pinche calor. Aun recuerdo esas mañanas de verano frescas en las que hasta gusto me daba salir y hacerme wey en la calle. Ahora las mañanas, a menos que este nublado, a partir de las 10 se vuelven el mismo infierno que a las 3 de la tarde. Y dudo mucho ser el único que se queja.

Hace unos días leí que la NASA reportó que en 10 meses la temperatura de la Tierra aumentaría de forma general en 4ºF, lo que equivale a poco más de 2ºC, y lo estamos notando ahora. También aseguran que los Himalayas se están derritiendo a una velocidad mayor que en los últimos 10 años. Nos dan consejos para poder mejorar nuestra situación pero, ¿Quién está escuchando? Te puedo asegurar que no la suficiente gente para poder ver un cambio.

Sin embargo, la gente se queja del calor en la ciudad de una manera tan convincente, como si Dios los estuviera castigando por algún pecado capital, o la suma de todos ellos. ¿Es que no se dan cuenta que todo esto es resultado de nuestra misma inconciencia? ¿Que si hubiéramos actuado años atrás en lugar de simplemente quedarnos mirando, ahora podríamos estar en un mundo mejor? Ya lo dijo Einstein una vez: “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. En este mundo existe mucha gente tratando de resolver nuestro problema, como si fuera únicamente su problema, o como si a nosotros no nos afectara. Y, ¿Qué hacemos nosotros? ¿Nos quedamos sentados a ver como lo resuelven? ¿O nos hacemos de la vista gorda, dejando que la situación empeore? Al fin y al cabo, los que sufrirán las consecuencias serán nuestros hijos.

¿Es en realidad ésta la mentalidad que vamos a seguir aportando? ¡Se trata de cuidar el planeta, señores! No es simplemente un lugar donde hay vida. ¡Es nuestra vida! ¡El cambio climático, el efecto invernadero, el deterioro de la capa de ozono y la contaminación ambiental son problemas que nos afectan a todos! No solo a los pobres, no solo a los ricos. No solo a los exitosos, no solo a los del montón. No solo a los políticos, sino también al pueblo. Estos son problemas que no distinguen ni raza, ni género, ni situación social ni religión. Nos afectan a todos en general. No importa si eres bueno, si eres malo, si eres inteligente o si eres tonto. No importa si eres narco o si eres monaguillo, ¡Si no haces nada de igual manera todos nos vamos a perjudicar! Este mundo es de todos, y si se jode uno se joden todos, por lo tanto es nuestra responsabilidad cuidarlo. Así de simple.

Pero, ¿Saben? Aun no es tarde para actuar. Aun podemos hacer algo al respecto. No uses demasiada agua al lavar tu auto; solo es necesaria una cubeta de agua para hacerlo. No uses tu auto para ir al Oxxo, ya que nada te cuesta ir caminando. Intenta reciclar el mayor material posible, así como preferir comprar material reciclado en lugar de fabricado. No uses bolsas de plástico cuando vayas al mandado; procura llevar las bolsas de algodón que ahí mismo venden. No quemes plástico, ya que es una de las cosas que más favorecen el efecto invernadero. No compres las típicas bolsas negras de basura. Y lo más importante de todo… ¡No tires la basura en la calle! ¡Tírala en el bote de basura más cercano! Y si puedes separar la basura de tu casa, ¡Mejor aun! Todo esto es lo que estas obligado a hacer como habitante de este mundo. Si quieres ir más allá puedes plantar un árbol y cuidarlo, crear botes de basura con material reciclado de botellas de plástico, y muchas actividades más.

No te preguntes lo que el mundo puede hacer por ti; pregúntate lo que tú puedes hacer para salvar el mundo.

Cortesía de AlexSegovia – Activista Ecológico en Protección al Medio Ambiente

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
125 Comentarios en “Nuestro mundo, nuestro problema”