2011

México: un país de contrastes

Les voy a contar una anécdota que demuestra que a veces la pobreza depende de las decisiones y la mentalidad que se tenga, no debido a ningún gobierno, crisis o falta de oportunidades.

Resulta que hace algunos años mis padres contrataron a una señora para hacer la limpieza en mi casa, como ustedes saben, es díficil encontrar a alguien de confianza y que sea responsable.

En fin, la señora en cuestión pasaba de los 40 años, no sabía leer y tenía un esposo alcóholico, no necesariamente un historial que te de confianza, pero a pesar de todo eso, era honesta y tenía ganas de chambear.
Estuvimos muy contentos con la forma en la que trabajó, nunca faltaba, nunca nos robó nada, nunca nos faltó al respeto. Después de 6 años de trabajar, nada más lavando trastes, trapeando y regando el jardín, ella ahorró, compro su terreno y construyó su propia casa. La verdad, me quedé con el ojo cuadrado y me dió mucho gusto que alguien de una clase social tan baja llegará a realizar un sueño que muchos tienen, que es tener un patrimonio.

En contraste, al mismo tiempo, me tocó ser testigo de un caso completamente triste. Una conocida mía entró en una crisis ecónomica muy fuerte y pues claro, la primera reacción de uno es decir “Ay pobre! Qué mala onda! ojala que se aliviane…” pero después de pensar que la llevo a tal grado de crisis, me puse a pensar y dije HAZME EL CHINGADO FAVOR!, se embarazó de gemelos (y eso que ya tenía 2 hijos) y su esposo se tuvo que ir de ilegal a Estados Unidos a trabajar en Dunkin Donuts. Cada vez que iba a visitarla me salía con una jalada de “Ay es que con Lopez Obrador estaríamos mejor”. No tengo nada en contra de ese bato, pero la verdad me da coraje que haya gente huevona que quiere que el gobierno les resuelva la vida… hay que ponese las pilas!

Una señora de pueblo que ni a la primaria fue, pudo construir una casa sola, a comparación de una pareja con nivel de licenciatura.

La neta es que hay muchas formas (legales) de ser exitoso en México… o no?

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Raspberry

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
101 Comentarios en “México: un país de contrastes”