2011

Cayman – Los inadaptados

Hace un par de semanas salí de vacaciones, en el camino de regreso pase por una playa donde estaban unos amigos que me habían invitado a vacacionar, decidí quedarme un par de noches más ahí, la playa es una de las muchas que hay en México, muy popular y accesible para todos, donde el traje de baño oficial es una playera y un short de su equipo o partido político favorito, donde en vez de camastros y palmeras las playas se llenan de sobrillas multicolores y mesas de 4 sillas de plástico que se rentan, donde vendedores ambulantes ofrecen las más variadas y diversas mercancías y servicios, lo mismo se encuentra un muñeco con paracaídas hasta masajes con final feliz –igualito que las playas del DF, pero estas si están en la costa y el agua es salada natural- Y como aun no comenzaba la temporada vacacional pensé que el lugar iba a estar relativamente tranquilo. ¡Oh sorpresa!

Al entrar me recibió una enorme fila de autobuses, en ese momento me di cuenta de había de todo, menos tranquilidad.

Pues me instale y nos fuimos a la playa, al meterme siento que piso algo, me agaché y lo levanté, era el estuche de un disco –pirata, obviamente- lo saqué y lo puse cerca de mis cosas para tirarlo en un bote, al rato siento que me pasa algo por la pierna y de nuevo lo agarro y era una bolsa de plástico, igual la saqué, y como siempre nunca aprendemos a la primera voy de nuevo y ya me fui a una parte más profunda y comencé a nadar, me sumerjo y me pasa por la cara algo que logre agarrar y resulto ser un ¡¡PUTO PAÑAL, HAZME EL CHINGADO FAVOR!! ¡¡No mamen!! Ya me salí emputado con el pañal en mano, recogí lo que había sacado anteriormente, camine cuando mucho 30 metros donde estaba un bote de basura y entonces puse atención a la playa y vi que toda, absolutamente toda estaba llena de basura, tanto de los paseantes como de los vendedores -que son los que principalmente deberían de cuidarla, ya que de ella viven- en eso, frente a mi veo que un señor de uno 50 años tira un envase de cerveza, y le digo “oiga, aquí está el bote” mas a fuerza que de ganas la levantó y la llevó al bote.

Solo porque ese día ya era muy tarde me quedé, pero por la mañana seguí mi camino.

Y lo puerco no tiene estatus social, a lo largo del viaje fueron 6 vehículos que vi arrojando basura por la ventana, Mercedes, BMW, Suburban, Expedition, RAM y una Lobo, todos de reciente modelo, tiraron entre latas, bolsas, papeles y botellas por la ventana, de los 6 una tenia placas de Jalisco y otra de Nayarit, adivinen de donde eran las placas de los 4 restantes.

Nada nos cuesta hacernos cargo de nuestra propia basura, si vamos en el coche en vez de tirar la bolsa por la ventana, úsala para poner la demás basura que generes en tu viaje, no te estorba en absoluto, llegando a tu destino la tiras al bote y tu vehículo sigue igual de limpio y no contaminas los caminos.

En casa separa la basura aunque no exista ese programa en tu ciudad, siempre la basura llega a los tiraderos o zonas de transferencia donde los pepenadores están recogiendo lo que les sirve para vender y si el cartón, plástico, papel y metal están separados es más fácil para ellos seleccionarlos y al final se garantiza un poco más que en los basureros quede sólo desechos orgánico que se descomponen más fácilmente y son menos contaminantes, tanto que si se tratan adecuadamente puedes generar composta -una tierra alta en nutrientes que hace las veces de fertilizante orgánico para los cultivos-

Las pilas tratemos de usar recargables, cuestan apenas el doble que la mejor del mercado pero nos darán una servicio más duradero y al final resultan más económicas, y nunca las arrojemos a la basura ya que una sola pila puede contaminar desde los 12,000 hasta los 600,000 litros de agua, ya hay muchas tiendas y supermercados donde las reciben para su reciclaje ya sea en el área de fotografía o en servicio al cliente

Y por último, más que reciclar tenemos que rehusar, para el súper esas bolsas de tela son buena opción, rellenen las botella de agua que aparte de no contaminar se van a ahorrar una lana –es increíble que un litro de agua cueste igual o más que uno de leche, eso también es un HECF- y tratemos de no usar los desechables ni nada hecho de unicel ya que ese material no se recicla ni se descompone.

Solo en nosotros esta iniciar el cambio.


Liga directa: youtube.com

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
141 Comentarios en “Cayman – Los inadaptados”