2011

Cayman – Los manipuladores

“Sirvan estas líneas para agradecer al Chilakil por la invitación para participar en esta miniserie la cual disfrute mucho y también agradecer a ustedes el haberse tomado el tiempo de leerme y comentar, ¡GRACIAS!”

Seguramente algunos de ustedes han conocido a alguien que haya asistido a retiros espirituales, personas que al salir solo hablan maravillas del haber estado ahí, diciendo que son experiencias que solo al vivirlas en primera persona se pueden entender, pero en su propio entendimiento no saben explicar que es lo “maravilloso” de lo que hablan y cuando lo platican solo parecen un montón de incoherencias con elementos comunes, sin conciencia y sin definición clara sobre esa experiencia “maravillosa”

Hace algún tiempo mi cuñada asistió a un retiro “muy especial” donde todos los asistentes habían sido escogidos de manera muy “especial”. El lugar donde se realizó estaba muy alejado, aislado, mi novia, en ese entonces, me pidió que fuéramos al cierre del retiro, al terminar el retiro era necesario el que la familia estuviera ahí, por supuesto que los acompañé – estás quedando bien, no puedes decir que no- Ahí estaba yo, más con ánimo complaciente que con una convicción personal, mi novia y yo llegamos tarde al centro del retiro, con la intención de agilizar las cosas le pedí a mi novia que fuera ingresando al lugar en lo que yo buscaba un lugar para estacionarnos, a fin de cuentas de quién la hermana esperaba la compañía era de ella. Al encontrarnos en el retiro el escenario que me recibió fue un lugar donde todos cantaban, lloraban, bailaban tomados de la mano mientras un sacerdote gritón al centro del lugar decía cosas que al calor del éxtasis comunitario desbordado no se entendían, mi sorpresa y curiosidad se interrumpió cuando un tipo se me acerca y me dice

– Hermano, ¿Su contraseña?

– ¿Contraseña? ¿De qué?

– ¡Si hermano, su contraseña!

– ¡No le entiendo!

– Esto -apuntándome a un collar que él traía puesto- su contraseña

– ¡¡No me dieron!!

– No se dan, estas se ganan, me acompaña, no puede estar aquí

Me tomó del brazo y me sacó del lugar, porque eso solo lo podían presenciar los “iniciados” a los 10 minutos sacaron a mi novia también por falta de “contraseña”

Ya en el viaje de regreso le preguntamos a esta chava sobre qué onda, porque no podíamos estar ahí, nos dijo:

Es algo grandioso que no entendería alguien que no ha pasado por eso, mi padrino –es la persona que los invita- me dijo que no podíamos platicar lo que aquí pasa ya que no lo entenderían.

Nuestra curiosidad natural se vertió en preguntas sobre su encierro, preguntas sobre el cómo que hacían y cosas por el estilo llenaron el carro de regreso a la ciudad, lo único que atinó a decir fue que los dejaban dormir hasta la madrugada haciendo alabanzas, y oración, los despertaban a las 6 de la mañana con música religiosa a todo volumen –“bien divertido” decía ella- para iniciar el día entre alabanzas, oraciones, votos de silencio y ayunos, todos eran hermanos y hermanas, decía:

“Todo el Staff era bien lindo y atento, con decirte que hasta al baño nos llevaban de la mano y ahí nos esperaban en la puerta, cuando estábamos en las alabanzas muchas personas caían al suelo como convulsionando y nadie hacia nada porque estaban siendo “iluminados”

¡¡HAZME EL CHINGADO FAVOR!! Si supieran un poco, sabrían que esa persona no está siendo iluminada, esa persona está en un estado de shock donde su mente está lista para ser manipulada.

No sé si han escuchado sobre “La doctrina del Shock” que ha sido utilizada desde los 40s para doblegar la voluntad de las personas y naciones completas, pues estos retiros tiene todas las características de esa doctrina, los cansan, los hambrean, los despersonalizan -ya que no tienes nombre, eres Hermano/a- los aíslan con sus horas de silencio y oración, los humillan con las clásicas historias del tipo “yo estaba en la basura como tú y gracias a X mírame que bien estoy” los tratan como niños -llevarlos de la mano al baño, solo falta que los limpien- por eso los más débiles caen al suelo shockeados.

Si conocen a alguien que asistió recientemente a uno interróguenlo y analicen sus respuestas, verán que tienen las mismas características sea la religión o culto que sea, las tácticas de control mental no discriminan culto, corporaciones, gobiernos ¿se acuerdan de la Influenza AH1N1? Todos hemos sido shockeados en algún momento, solo cuestionando e informándonos podemos ser menos propensos a la manipulación.

Busquen los elementos comunes, pérdida de conciencia y anulación de la voluntad.

Si quieren conocer más acerca de la doctrina del shock píquele aquí: Naomi Klein – The Shock Doctrine


Liga directa: youtube.com

Si gustan seguir leyendo a Cayman, pueden seguirle la pista en su blog elpantano.wordpress.com y su Twitter @cayman76

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
134 Comentarios en “Cayman – Los manipuladores”