2011

Cuento de terror

El día empezó mas temprano de lo común pero el ambiente era frió y desolador, parecía que algo malo rondaba. Desperté con el corazón acelerado, temblando y sintiendo escalofríos en todo el cuerpo.

Mi mama me acaricio y me susurro al oído “todo esta bien , corazón, tranquilo, no te preocupes será rápido”, sentí como mi cuerpo soltaba un suspiro de alivio, saber que ella estaba conmigo calmaba todas mis inquietudes.
Empecé a contarle lo que había pasado ese día que me tenia tan perturbado, sabes mama hoy fue un día raro, me levante y no escuche a nadie en casa, mi hermana al parecer salio temprano a la escuela, ni siquiera pude hablar con papa, y pero espera mama, no recuerdo que paso después, como llegue aquí, no recuerdo dime que paso, entonces sentí una presencia extraña jamás podré decir a ciencia cierta como la mente me traiciono en ese momento, su rostro estaba destrozado, ensangrentado y desfigurado, no era mi mama la que estaba a mi lado, era una criatura horrible, me levanto tomándome por el pecho y me dijo vengo por ti, como pude empecé a luchar golpeándolo le pegaba en la cara, mientras esa criatura parecía que reía a carcajadas burlándose de mi, en un momento de desesperación metí mi dedo dentro de la coyuntura donde debía estar su ojo solo encontré una sustancia viscosa y pegajosa, pero insistí en introducir mi dedo hasta el fondo y de repente me soltó y retrocedió, me pareció oírle gritar y maldecir.. se volteo a hacia mi y me dijo , sino te he de llevar yo, quien venga en mi lugar no será tan compasivo, y se alejo…

Asombrado y temeroso seguí caminando, en la lucha no sentí dolor alguno pero después me di cuenta que me faltaba mi brazo, era increíble como pude haber perdido un brazo y no sentir dolor, aterrado veía como mi cuerpo mutilado seguía sangrando, me senté en la acera, tenia que pensar que paso, por que estaba allí, peor antes de que me diera cuenta y pudiera pensar lo mire era un pájaro grande arriba en el cielo oscuro, brillaba al principio pensé que era una especie de ángel pero después lo mire y su rostro no había un rostro pero se sentía frió y firme a la vez, sus intenciones no eran buenas así que corrí, tan rápido como pude, pero fue en vano me tomo por el dorso y tiraba tan fuerte que sentía que me quería partir en dos destrozarme y arrancar todo mi ser, luche, te juro que luche con mi único brazo lo golpeaba y con mis piernas pateaba, pero no estaba solo, de repente vi otra criatura esta era diferente era larga y tenia dos miembros que eran piernas que parecían no tener fin me tomaron de una pierna y sin piedad giraron de ella como si fuera un muñeco, me resistía, pero era inútil, sentí y escuche cuando mi hueso se rompió, se partió, que dolor tan intenso, jamás me imagine tal cosa, grite pero de mi boca no salía voz estaba petrificado, sin embargo tenia que hacer algo, rápido, antes de quedarme por completo mutilado, entonces recordé ataca en los ojos, pero como sino había un rostro, no hubo tiempo para pensar mas, la criatura horripilante de piernas largas había tomando mi otra pierna y empezaba a girarla sin piedad alguna, grite y grite pero era inútil, solo sentí el dolor quemando mi alma cuando desprendió mi otra pierna, solo era un pedazo de persona con un brazo, pero no era el fin, entonces apareció un ultimo monstruo no lo recuerdo bien vagamente viene a mi mente, parecía verme fijamente sin saber que hacer, y así nomás como si fuera yo un vil saco de arena o tierra me tomo de la cabeza, empezó a girarla, dios suplique por favor ya fue suficiente, déjame morir antes de seguir sufriendo mas, pero fue inútil, no hubo compasión, solo dolor, y por fin todo se oscureció, ya no había nada… en ese momento recordé, ya se como llegue aquí, la noche anterior mientras dormía escuche ruidos, sentí que había alguien conmigo, pero no le tome importancia, la mayoría de las veces sentía esas presencias, quizás si hubiera puesto mas atención, habría adivinado lo que tramaban, querían apoderarse de mi, quitarme la vida, pero siempre me preguntare por que si siempre estuviste conmigo mama me dejaste solo cuando mas te necesitaba al final ya no importa ya estoy muerto.

Cuando estudiaba en la secundaria llevaba una clase a la que llamaban educación sexual, en su afán por evitar los embarazos prematuros, nos pusieron a ver una película de lo que podía pasar si no teníamos cuidado al tener relaciones sexuales, aun en día sigo viendo esa imagen en mi cabeza, eran unas cubetas llenas de diminutas partes humanas, brazos, piernas, cabezas y torsos, algunos eran casi cuerpos completos, dejados esos fetos ya que no se consideran personas allí en cubetas como si fueran cualquier cosa, como puede alguien cometer tal atrocidad, se que algunos tendrán sus motivos mas allá que un simple no lo puedo mantener, o no estoy preparada, pero a futuro, quiero que piensen, por ellos, hay métodos anticonceptivos te los dan en cualquier unidad de salud, por favor úsalos…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Alma

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
278 Comentarios en “Cuento de terror”