2011

Nada en vano, todo en vino

Paseando por las calles de mi hermosa Iztapalapa me encontré a este bello durmiente, lo que me saco el ¡Hazme El Chingado Favor! Fue que acomodo un ladrillo como almohada para recargar su cabeza de tan borracho que estaba.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de EZIO

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
205 Comentarios en “Nada en vano, todo en vino”