2011

Historia a la antigüita

Era el sábado 13 de agosto, estaba en mi escuela luchando contra 3 exámenes de regularización y muy triste de no poder ir a una fiesta de unos cuates, de repente llego mi novia, observo mi cara de triste y me dijo:

“¿Por qué no pasamos la noche juntos”?

A todo hombre lo ponen de buenas… (Excepto algunos casos) pero acepte.

Todo fue sonrisas, caricias y bla bla bla. no quiero meter detalles, para terminar rápido este post, porque si es muy largo no lo leen.

La mañana siguiente, íbamos para nuestros respectivos domicilios y ella recibió una llamada de sus papas que la esperaban en su casa. Ella llego, le pegaron en la boca y le dijeron que ya es un prostituta, que ya es la decepción de la familia, que “te vas a juntar con el” por las buenas o por las malas, que siempre quisieron que ella saliera de blanco de su casa, (si ni fui yo el ganon), ella me llamo desconsolada y destrozada.

Como persona fui a hablar con el señor (aquí es donde viene el HECF) y me dice

“O te casas con ella o aquí se acaba su relación”

Que le diera una fecha de boda y que si no quiero su hija, me la ira a dejar a la puerta de mi casa. Siento que la decisión de juntarse o casarse es una decisión de dos y no que un señor verde te lo grite…

Solo logre rescatar unos días para pensar (si dejarla o en donde vivir con ella) que poca madre de señores que decidan el rumbo de su hija… (que por cierto es mayor de edad).

P.D.: No creo poder ser ese hombre por que traigo una cruda y me acabe mi quincena en las fiestas patronales de mi pueblo.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Rogebrio

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
272 Comentarios en “Historia a la antigüita”