2011

11 avo. Mito: “Los religiosos son los peores”

En respuesta al caballero que escribió “Adiós a mi laptop

Procuraré ir al grano… Hubo tres frases del artículo antes mencionado que me indignaron, tanto como le indignaría a un musulmán ser tratado como terrorista; para eso me gustaría aclarar un mito sobre los religiosos que reza: “Los religiosos son los peores”.

1.- Cito textualmente: “El HECF vino cuando mis renteros (testigos religiosos por cierto) me dicen que van a checar si no fue uno de los dos hijos de unas hermanas de su congregación que saben que se dedican a robar”
Para empezar, el chavo que escribió esto se hizo bolas, los renteros le dijeron que checarían con dos hijos de unas hermanas de su congregación que sabe que se dedican a robar, pero lo harían para hacerle el favor, jamás dijo que los chavos son activos en su religión; pero vamos, en dado caso que los dos chavos que se supone son amantes de lo ajeno, hubieran sido religiosos por ser hijos de religiosos, no lo sabemos, los renteros no lo aclararon, y si lo hubieran sido, dudo que los chavos fueran activos en su religión. Yo crecí en una religión no católica, pero de padres católicos, y aunque prácticamente todos los personajes que aparecen a diario en las secciones policíacas de los periódicos, así como de los noticieros, nacieron en el catolicismo, no por eso tengo que afirmar que los católicos son los peores; si así lo hiciera, sería extremista y ridículo. Ahora, los renteros jamás dijeron que los ladrones eran sus hijos, yo no veo por qué los renteros tengan la culpa del robo.

2.- Cito textualmente “La verdad no pude aguantarme y decirles: ¿no la chingue y si saben de esa gente porque no los denuncian?”
Aparentemente los renteros respondieron que “uno se puede meter en problemas”. Vamos, sería estúpido de mi parte creer que uno no se puede meter en problemas por denunciar directamente a alguien, denunciar a la municipal a un ladrón que es tu vecino, claro que te puede traer problemas, muchas veces los ladrones pagan a los municipales por dejarlos trabajar; si no es así, yo invito al joven que indague en su colonia quién vende marihuana o coca y lo denuncie. Así que la falta de cultura de la no denuncia no es solo de los religiosos, sino de nosotros los mexicanos en general. Vamos, somos religiosos, pero no pendejos (una disculpa por mi lenguaje soez).

3.- Cito textualmente: “No discrimino ni nada, no se si ah sido solo mala suerte, pero como no creo en eso simplemente les recomiendo que jamás en su vida hagan tratos con gente religiosa, que son los peores”.

No taparé el sol con un dedo defendiendo que líderes religiosos no hayan hecho cosas contrarias a lo que les ha enseñado su propia religión, pero somos religiosos, no santos, somos seres humanos, nos llegan tentaciones igual que a cualquier ser humano, la diferencia estriba en que nosotros procuramos y luchamos por controlar nuestros impulsos, muchos lo logramos, muchos no; pero eso pasa aún con las personas no religiosas. No me considero el religioso mas digno, ni el mas indigno, solo me esfuerzo por ser una mejor persona, por ser un mejor ciudadano, mi religión me dice que no me meta en asuntos sin relevancia, me dice que tengo la obligación de mantener un trabajo, que el trabajo es una bendición, que perder el tiempo en cosas irrelevantes no es bien visto por Dios, que si tengo un talento tengo la obligación de darlo a conocer, que tengo la obligación de compartir con las demás personas la religión que me hace feliz; en mi religión jamás me han enseñado a robar, sí he conocido a hijos de religiosos que han hecho cosas no muy santas, pero lo han hecho bajo su responsabilidad; el violar leyes civiles o federales no es exclusivo de los religiosos ni jamás lo será, es parte de la vida del ser humano. Yo prefiero que mi hijo se haga Musulmán, Testigo de Jehová, me diga que nació homosexual, y hasta lo impensable para mi: que se convirtió al catolicismo, antes de verlo de sicario, o de narcotraficante, o extorsionando o secuestrando, o de ladrón; aún así creo que de cualquier manera, como padre, me costaría trabajo denunciarlo, aún cuando mi religión me obliga a que denuncie esas cosas… pero al final de cuentas, soy religioso, no pendejo; las cárceles en la mayoría de los países, sobre todo en México, no re-adaptan, es, lamentablemente, la universidad del crimen.

Conozco Católicos, conozco Testigos de Jehová; en general, gente de diferentes religiones; conozco políticos, homosexuales, chilangos, regiomontanos, indígenas, argentinos, norteamericanos, europeos, haterz, etcétera; tanto de conducta intachable como gente de mala conducta, pero eso no quiere decir que todos seamos iguales. Como alguien comentó en el post de referencia, si mal no recuerdo: “si entre los perros hay clases”, entre religiosos lamentablemente también hay clases; y solo hay dos clases: “los que se esfuerzan” por vivir de acuerdo a los principios que se les enseñan y “los que no”; y dentro de esas dos clases, cada una tiene dos clases. “Los que se esfuerzan de manera ordinaria y los extremistas”; “los que no hacen el mínimo esfuerzo por vivir su religión y a los que de plano no les interesa”… Los extremos no son buenos, ni para los que nos decimos seguir a un Dios…

En Sinaloa no todos somos narcos, ni apoyamos su cultura; así como habemos religiosos que somos de los mejores ciudadanos de este país, al que no solo por amor ciego le rendimos honor, sino que nuestras propias religiones nos obligan a serlo.

No se engañen, los religiosos no somos los peores, los peores son la gente que no tiene ninguna idea qué defender.

Cortesía de Thomas S. Monson

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
325 Comentarios en “11 avo. Mito: “Los religiosos son los peores””