2011

No hay libertad para quien no quiere libertad

¿Qué se pide libertad? ¿Qué se pide gobierno? Ni libertad ni “mejor” gobierno para un pueblo que pide libertad pidiendo que esté alguien mejor en el gobierno, porque simplemente no se puede dar libertad a un pueblo que está pidiendo alguien que gobierne mejor. Gritan paz, pues no griten, callen y hagan paz. Es bien sencillo pedir que me den libertad a una multitud de personas sin dármela a mi misma. ¡Y claro que sí! Mejor en quejarme entre cuatro paredes, en el camión, con el vecino, con los amigos, en el blog, en Twitter, en Facebook, hagamos una “revolución” entre los amigos, hay que quejarnos del gobierno y de lo pendejo que es. ¡Claro! Hay que ser cómodos, qué lo arregle el gobierno que es el encargado de darme libertad. ¿Qué se logra con quejarse? Si lo único que hacemos es pedir amarras de oro, que nos jalen como a los bueyes pero con cuerdas colores, que nos digan mentiras que suenan bonito. ¡Hazme el chingado favor! ¡Un pueblo que pide libertad exigiéndola a otros, al gobierno!

Tenemos un gobierno de mierda porque somos un pueblo de mierda. ¡Ah, perdón, se me olvidaba tú si eres perfecto! No cometes errores, tienes tanta libertad que eres capaz de no tomar cuando llevas a tu cargo el automóvil, tienes tanta libertad que tienes la capacidad que no te cruzas el semáforo en rojo, nadas en libertad que ni siquiera te drogas , tienes tanta libertad que dices esta educación es un asco voy a estudiar por mi parte y voy a mandar un oficio a las personas que pueden hacer algo, y por supuesto tienes tanta pinche libertad que exiges un gobierno –política– alguien que te diga y te exija eso no lo puedes hacer, alguien que le exija a los demás que eso no se puede hacer.

Tengo tanta libertad que puedo irme a otro país sin pasaporte y visa, tengo tanta libertad como la tiene el vecino. ¡Toma pueblo tu libertad!. Esta es la única libertad a la que podemos ser acreedores, porque somos pueblo y cada quien se ha encargado de desfragmentarlo, de ser individualista, que el vecino anda en malos pasos: pues Dios lo bendiga, ojalá encuentre el camino, hay vengo voy a ver la le tele o a leer o cualquier otra pinche actividad que me haga olvidarme de lo que suceda con el vecino, voy a ver lo que sucede en Tamaulipas y quejarme, para hacer ruido y que el gobierno ponga atención en mi queja, yo ya le di mi bendición y mis buenos deseos a mi vecino. NO, no vamos a arreglar Tamaulipas, no vamos a arreglar Chihuahua quejándonos y estando a kilómetros de esos lugares, has lo que tienes que hacer para obtener tu propia libertad.

Verde, blanco, rojo, azul y blanco ya casi se alcanza el arcoíris y pueden ir a buscar olla con mucho oro, pero tienen que correr chance y lo alcanzan y sino pues es culpa de… pues del primero que se les ocurra.

Es sencillo pedir nuestra pinche libertad; tanta gritada y tan prometida desde hace siglos, pedir es sencillo y ni siquiera estamos preparados a recibir algo tan grande como la libertad. No señores no somos libres. Somos esclavos de nuestras ideas mediocres, de nuestros instintos, de nuestras pinches putas palabras tan escuetas para decir que el gobierno ha hecho del pueblo una chingadera, que ya lo jodio, los que están en el gobiernos son unos pendejos que no nos dejan ser libres ¿Qué persona puede dejar ser libre a un montón de personas que están esperando a que se les den ordenes de lo que no se debe hacer? ¡Toma pueblo tu soberanía, revuélcate con ella!

Aceptemos que no somos libres; la necesidad de un gobierno; la porquería de educación que existe en México, en la que se satura a un grupo con 60 personas de nivel de bachilleres y que existen pocos MAESTRO DE VOCACIÓN en las aulas, la escasez de escuelas, de maestros, de alumnos dispuestos a aprender. Y cómo olvidar la falta de educación en la familia, que son los que inculcan los valores, lo que está muriendo en nuestra sociedad. Las pinches puta personas que conforma al pueblo son una mierda, son las palabras que he escuchado pero refiriéndose al gobierno, ¿Cómo no toman un diccionario y amplían esas palabras?

La mediocridad y el deterioro que hay es causa de todos, dejémonos de culparnos los unos a los otros. Todos somos el problema. La libertad requiere de conciencia y esfuerzo, pensar en el de a lado y pensar en uno mismo.

Esto vino al caso porque Duarte, el gobernador de Chihuahua, ha decidido que ningún alumno se quede sin escuela, el alumnado de preparatorias y universidadades ha aumentado considerablemente. El hecho es que aumento tanto que rutas que desde a las siete de la noche no van tan llenas, ahora van como salchichones empaquetados, cuatro rutas me dejaron porque ya no cabía ni una sola persona más. El problema radica en que si las rutas que pasan no abastecen a los usuarios, no me imagino cómo va a ser la educación de todas esas personas; alumnos de bachilleres con el mismo temperamento que siempre, el mismo maestro y la misma aula de clases, ni hay espacio suficiente ni la atención del profesor hacia los alumnos va a ser la misma y viceversa, más otras muchas cuestiones que no alcanzo a ver, y sí este movimiento va a generar un movimiento económico en la ciudad y más aspectos ¿pero y largo plazo? ¿Cuántos alumnos van a lograr adquirir un verdadero conocimiento que sea favorable para la sociedad? Todos en la escuela, pero qué va a pasar con la educación.

Sí hay que tener a toda la juventud en la escuela, pero no en la misma y no con la estructura de hace años. Más escuelas, no más alumnos en una misma escuela. Más educación.

Cortesía de …

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
207 Comentarios en “No hay libertad para quien no quiere libertad”