2011

Hank Rhon: El devorador de mierda

Demos por hecho que no fue un teatro la detención del ingeniero (sic) Jorge Hank Rhon, que su amistad con el general Duarte y el mismo Galván, sus millonadas, su grupo de amigos de Atlacomulco, sus influencias y su poder, no pueden fabricar un teatro como el que vimos.

Aquel tres de junio de dos mil once en el estadio Caliente, miles de doñitas rezaban, Jorge Hank, les prestó el estadio para hacer un retiro católico, los organizadores pidieron que elevaran sus plegarias por el ingeniero citado, en la madrugada, los mismos organizadores, pidieron otra andada de oraciones: Jorge Hank había sido detenido. Achaquemos a la bendita casualidad tanta coincidencia, incluso el hecho de que el ahora arzobispo Rafael Romo Muñoz, condenara, mediante una carta enviada a los medios, la detención de bestia tan ejemplar. Pero el azar no deja cabos sueltos, así que también adjudiquémosle el hecho que para la mañana del sábado, taxis, calafias y camiones pertenecientes al CTM, circularan ya con banderines y engomados, con leyendas de apoyó a Hank, que de raro tiene ¿que una persona tenga siempre cientos de estos objetos para cualquier eventualidad?

Así que adjudiquemos todo esto a una llamada anónima al ejercito y aplaudamos que gracias a la casualidad ahora Hank tiene una oportunidad real de (des)gobernar el Estado de Baja California.

El brillante ingeniero, inicio su atropellada vida política, cuando el PRI le ofrecio en venta la presidencia municipal de Tijuana, la lógica inocente que en las calles se escuchaba era “él ya tiene mucho dinero, no va a robar”. Y ganó.

Sin embargo a la ciudad no le gusto su forma de gobernar, caprichuda, a tontas y locas, y cuando se lanzo como candidato a gobernador, la gente no voto a favor de Osuna Millan, no, voto en contra de Han Rhon, es una realidad.

Sin embargo, encaprichado esta y quiere ese puesto sea como sea, antes de su detención ya había engomados que lo destapaban como candidato gobernador, pero el siempre respondía no saber nada, y añadía: si la gente me lo pide seré su gobernador.

El ingeniro Hank es de esas personas que les gusta parecer tontas en público (eso quiero creer) y por lo mismo, cuando incursionó en la política, muchos pensaron que fracasaría, no es político, decían.

Se equivocaron, Hank, colocó a Castro Trenti en una senaduría, se adueño del PRI estatal, no hay decisión partidista que antes no apruebe él.

Su más reciente victoria política fue obtener los reflectores, y quedar como victima ante los bajacalifornianos, de algo que cada vez mas ciudadanos están hartos, los atropellos del ejercito, las incursiones domiciliaras sin orden de cateo. Ahora, gracias al “azar” él es un ciudadano más, víctima de las circunstancias.

El ministerio público federal, buscará nuevamente su aprehensión por la posesión de las armas encontradas en su domicilio, pocos apuestan por la victoria de la Procuraduría General de la República.

Lo real es que el nombre de Hank, ha sonado no solo en el Estado, sino a lo largo y ancho de la republica.

Dicen que Hank no es político, pero si política es el arte de comer mierda sin hacer gestos, Hank… Hank Rhon, es un devorador de mierda.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
167 Comentarios en “Hank Rhon: El devorador de mierda”