2011

El arte es largo, la vida corta

Antes de escribir, quisiera fraguar un ingenioso juego de prefijos, mismos que parten en friable dirección sin mas velo de vanidad que de esclarecer un punto que considero importante: “aclarar” que mi intención es mera subjetiva y no intercala estrictamente sobre el individuo que recepta mi punto de vista, por lo tanto no traspasara las barreras de las friáticas criticas y bien acogidas razones que están a la ínfima distancia de unos cuantos párrafos abajo; “Declarar” suo tempore la errónea idea que me formalice sobre los diversos exponentes artísticos pertenecientes a respectivos movimientos donde incursaron como máximos percusores.

Me remoto a las extintas personalidades artísticas de la pintura, quienes algunos asumieron en otras disciplinas portando el afanoso deseo de transmitir sentimientos y las masas sintieran “algo”…Me llegan a la memoria a un narcisista Salvador Dalí; una candidez de buen tino Pablo Picasso; un primitivo pero bienaventurado Paúl Gauguin; los pinceles atroces, emotivos y violentos de unos tales Vincent Van Gogh y un tal Edvard Munch…no le rendiré justicia a demás pintores no menos importantes con la egoísta finalidad de extraer –a partir de citar a unos cuantos defensores de lo que fue suyo- una comparación de parecidos: Dar a conocer su arte.

Pero ¿Qué tienen de especial las obras que exponen con magna pomposidad en los museos? Al principio ver a un Diego Velazquez con su presuntuoso autorretrato “Las meninas de Velazquez” (donde el autor no vacilo en aumentar su ego al plasmarse el mismo sobre la pintura) no me causo ninguna impresión en especial o algún dejo de sentimiento guardado y recién hallado…nada. (subrayo mi propia ignorancia)

Mi visión se ocupo de alguna sexi hechura visual “La maja vestida” y su alter ego ”La maja desnuda” de un tal Goya…Y llegue a la conclusión de que, pese a carecer de conocimientos primos sobre artes visuales, si me sobra testosterona, – cual director de orquesta que conduce y cede armonía (en el sentido figurado la batuta es el morbo) – de hacer distinción a una de la otra y por fin ceder mi total atención a la fémina de una sola piel por mas tiempo que a la anterior.

Mi animo da muestras de flaqueza puesto que la flojera me domina, y cuando lo hace, tal pareciera como si el mismo dador de vida me arrullara y hundiera con pesadez en la desidia.

Pero luego mi visión se detuvo sobre una reproducción…o un intento de tal cual, cuya temática es cercana ala parafernalia del sello característico impuesto por Da Vinci en su magnum opus “ La Gioconda”…a la minúscula diferencia de que el “cover visual” relucía un pronunciado mostacho…”una broma pesada será…” no soy alguien especializado en criticar, pero lo que aplaudo con desgana actitud es la originalidad y creatividad de tan paupérrimo titulo…”la mona lisa con bigote” (caben la jerga de Internet de caracteres sin sentido ¬¬ paraedolia) (paréntesis sobre paréntesis en el paréntesis anterior) (no se si así se escriba)

Una persona actualmente que profesa su “arte” en la modalidad que domine y como mejor le plazca es libre de jactarse de ser el mejor desde el pedestal, situado a una altura donde no deberían estar.

“El arte es largo, la vida es corta”, y para nuestra fortuna, mientras existan aquellos cuadros que califiquemos como cutres, sin gracia o sin aptitudes no podremos adquirir esa habilidad que se moldea con el pasar de los tiempos – aunque la belleza tiene patrones a seguir que perduran por mucho tiempo -.

“El arte se aprecia de lejos”, reza un viejo refrán, que a pesar de diferir un poquito sobre el juicio de la oración con nuestras ideas de que para deglutir con la mirada un buen juego de colores es necesario situarse mas a la cercanía, o ya de plano considerarla como “única e irrefutable de su cualidad” esconde una gran realidad detrás de esta: son contadas las personas que realmente poseen el talento para ejecutar tal acto, y mas aun aquellas que idean una propuesta innovadora y se debate entre la espada y la pared a un populacho inexperto que solo percibe lo que le depositan en frente sin meditar a fondo el porque tal individuo así deseo expresarse. Mientras, la gente deberá preocuparse por abstenerse de realizar innecesarias descripciones textuales de pinturas ¿merecen ser profanadas tan vilmente cuando sola y simplemente desempeñan su labor de “ser contempladas”?

Me dirán resentido… pero justo un dia como hoy -cuya fecha exacta no recuerdo – me llamaron “raro”…

¿tendrán la suspicacia como para diferenciar un prejuicio inclinado a ofender a quien se da a conocer, sin importar si sea pintura o persona?

¿existirá discordancia alguna en cuanto la soez estructura fonética proyectada a la imagen o actitud?

Lo siento…esta catarsis ya esta muy usada…dudo mucho que marque alguna modificación en sus conductas…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de omar RHB#4CHTMABRAMYJOSUE

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
114 Comentarios en “El arte es largo, la vida corta”