2011

De la escuela a la casa

Nuestra escuela se encuentra ubicada en pleno centro de la ciudad, colindando por un lado con la zona de tolerancia que se conoce como “La Doblado”, por el otro una colonia llamada “La Rubio”, que es famosa por ser el lugar en el que se alojan la mayoría de los proveedores de drogas de la ciudad, aquí, en la capital de “Estado Grande” (Chihuahua).

Hace una semana, al salir del Colegio de Bachilleres, en el cual soy novato, regresaba a casa junto con dos amigos más. Transitábamos por la calle Aldama, como normalmente lo hacemos, después de pasar unas tres cuadras, se nos aproximó un fulano que me preguntó “¿Tu eres El Pecas?”, le respondí que “No”, y tratamos de seguir con nuestro camino, pero él se opuso y nos dijo “¡Escúchenme que les estoy hablando!” de una forma muy agresiva, lo cual nos puso alertas, y fue entonces cuando nos aventó las letanías –Miren yo trabajo para “La Línea”, y andamos buscando a ese cabrón, porque lo vamos a levantar por andar de culero. Ese wey pasó hace rato en la mañana, y le empezó a gritar chingaderas a mis putitas y me encabroné, y lo vamos levantar para partirle su madre. Ya vi que no eres tú, pero si te pareces, así que ándate con cuidado, porque no nomas yo lo ando buscando, somos varios y si lo agarramos le va a ir como en feria al puto.– Nos asustamos por lo que nos dijo, y solo queríamos que nos dejara en paz. Pero no sucedió, así siguió persiguiéndonos y nos empezó a amenazar: — Miren cabrones, yo no soy ratero, me caga que crean que soy ratero, la neta es que ando buscando a ese wey, así que no se asusten, nosotros aquí tenemos comprada a toda la policía en el centro, así que ustedes nos podrán reportar y la policía va a venir y nos va a subir a la patrulla, pero a las tres cuadras nos sueltan, y luego a ustedes según que pa´ protegerlos los llevan a sus casas, pero eso nomas es una pantalla, lo que en realidad hacen es sacarles la dirección, pa´ luego mandársela al patrón y manda a alguien pa´ que los quiebre.–

Estábamos cagados de miedo, pero al mismo tiempo sabíamos que todo lo que nos estaba diciendo era mentira. Si todo eso fuera cierto simplemente se hubiera ido y no nos hubiera dado explicaciones de nada, de repente nos dijo: “¡A ver siéntense!” y fue cuando pensamos “Ya valió madre”, y efectivamente había valido madre, no empezó a “pasar báscula” y nos quitó los celulares, el dinero y las memorias USB’s. Nos levantó y nos dijo: ” Se van a ir sin voltear, ¡si voltean se los carga la verga!”. No nos quedó de otra, más que hacerle caso al hampón y seguir nuestro camino.

Al día siguiente llegamos a la escuela, y levantamos el reporte con el director del plantel, y nos encontramos con la sorpresa de que no habíamos sido los únicos, en esa misma semana ya había asaltado a siete compañeros más y ¡utilizando el mismo modus operandi! HECF.

Al final nuestra denuncia y la de los demás compañero “sirvió”, ya que ahora la policía hace sus rondines a la hora de la salida y antes de entrar, pero digo “sirvió”, porque hoy una semana después a uno de mis amigos ya lo recogen sus papás, pero mi otro amigo y a mí no. Y en el camino diario de la casa a la escuela hoy, otro mal viviente de cagada quiso hacer lo mismo HECF, pero se encontró con la sorpresa de que ya se le habían adelantado.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de The Jocker

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
259 Comentarios en “De la escuela a la casa”