2011

Desde otro punto de vista

Saludos comunidad de HECF, soy una persona que todos los días me levanto a ganarme el pan del día (como mucha gente en mi amado México), y día a día me tomo unos pocos minutos para leer toda la bola de pendejadas que escriben en este H. sitio. A diferencia de todos los que se quejan y se quejan y se vuelven a quejar (con o sin razón), yo pertenezco a la iniciativa privada, es decir, soy empresario, dueño de una maquiladora con muchos años, dinero, esfuerzo y una que otra violada invertidos en mi negocio. Pero bueno, no voy a hablar de mí, sino de ustedes (ACLARACION IMPORTANTE ANTES DE QUE ME TIREN MIERDA EN LOS COMENTARIOS: A QUIEN LE QUEDE EL SACO QUE SE LO PONGA), y quiero expresarles lo siguiente:

1. Soy empresario, y por consiguiente gano más que todos mis trabajadores. Aquí aplico un dicho que dice: “no juzgues mi bienestar, si no conoces mi sacrificio”. En otras palabras, para que tu trabajador puedas estar donde estas ahorita, yo tuve que trabajar el triple y ganar la tercera parte de lo que tu ganas ahora. Si tú, trabajador, la cagas en tu trabajo, a ti no te cuesta nada más que un regaño o en el peor de los casos te puede costar el trabajo, pero a mí me dejas con las pérdidas. Tu trabajador piensas que soy malo, que soy codo o lo que sea, pero yo patrón venda o no venda nada, te sigo pagando tu sueldo. En conclusión, no me estés chingando trabajador, recuerda que entre más rico soy yo más tienes asegurado tu trabajo.

2. Cuidado con las propagandas políticas. Así sea presidente el chicharito, Osama Bin Laden o cualquier pendejo, jamás de los jamases, mientras sigamos en el sistema capitalista, va a lograr que tu ganes más. No seas pendejo trabajador, ni modo que porque ganó las elecciones perenganito y prometió en su campaña mejores salarios, yo inmediatamente te voy a subir el sueldo. No mames trabajador, en serio.

3. Prosiguiendo con el punto anterior, si quieres tener un mejor sueldo, sólo tienes una opción: ayúdame a ganar más dinero para poder ayudarte. O que pensabas, que porque estudiaste años y años o porque tienes toda la vida en mi empresa te voy a pagar mejor??, no mames trabajador, entre más me sirvas para generar dinero, más voy a hacer lo posible para retenerte y tenerte contento.

4. A ti trabajador sin estudios te voy a dar varios consejos para que yo te retenga y te tenga contento: te recomiendo que en tu trabajo hagas siempre la diferencia, siempre da más, se excelente en lo que haces, así me evitaras perdidas y voy a ganar más dinero. Supérate trabajador, aprende todo lo que puedas y nunca seas parte del problema, siempre sé parte de la solución, así voy a ganar más dinero y tu trabajo estará más seguro. Si te comportas como todos, entonces serás como todos. Cuida tu lenguaje y tu imagen, recuerda que la limpieza no tiene que ver con la pobreza.

5. A ti trabajador universitario, si piensas que porque estudiaste en Harvard o en Marte te voy a pagar una fortuna, no mames. A mí no me importa lo que dices saber hacer, sino lo que puedes demostrar hacer. A mi empresario en serio me vale madre si Newton, Pitágoras o cualquier famoso pensador te la pela en las carreritas por terminar una ecuación. A mí me importa única y exclusivamente que tanto te puedo explotar con lo que sabes y hasta donde podemos llegar juntos, porque recuerda que yo te contraté por algo que yo no sé hacer, y si no eres pendejo, aquí está la clave para ser un profesionista exitoso. Y por favor no te quejes que únicamente contrato gente con experiencia, no me chingues, mientras estabas en la escuela, en las vacaciones, te hubieras ido a trabajar, en vez de estarte rascando las bolas todo el verano.

6. Cuidado con tus creencias religiosas. A ti trabajador, que le rezas con frenesí a San Casteabro, San Wichito y a cuanto santo se te ocurre, adelante, te felicito por tu fe. Pero si le pides a tu santo que te consiga un mejor sueldo, y para ello me pides permiso de faltar 3 días para ir a danzar (sin goce de sueldo, claro está), te aseguro que no te negaré el permiso, pero no te enojes si, cuando regresas, otra persona ya ocupa tu lugar.

7. Soy empresario y me gusta escuchar a mis empleados. Siempre procuro el bienestar de todos, desde la señora del aseo hasta mi gerente de operaciones. Siempre procuro escucharlos, pero por favor, por favorcito, si tú, trabajador, te vas a quejar de algo que tú mismo puedes solucionar sin hacerla de pedo, no me estés chingando y arréglalo. Recuerda que no estamos en la primaria, recuerda que entre más me des a ganar, entre menos tiempo pierdas y más produzcas, más seguro tienes tu trabajo. Si hay un problema que necesita de mi intervención directa, apóyame trabajador, apóyame siendo una persona madura y adulta, que tiene la capacidad de acusar y de reconocer errores tanto suyos como míos. Si el error es mío, lo corregiré, si el error es tuyo, lo disculparé. Pero si te la pasa quejándote de otra persona y tirándole mierda, no te extrañe que en un recorte de personal salgas sorteado.

8. Soy empresario y me gusta tener motivados a mis empleados, tener contacto directo con todos e involucrarme en sus problemas. Pero jamás de los jamases seré tu amigo, trabajador. Si en la posada navideña se me ocurrió sentarme en tu mesa, te sugiero que lo tomes como tal. A menos que me convenga tener una relación más formal contigo, solo somos patrón – empleado.

9. Si organizo un torneo de futbol sólo puede ser por 2 razones: la primera razón es que afortunadamente para mí el futbol es una herramienta excelente para calmar intentos de insurrección dentro del personal. Si los empleados se empiezan a poner roñosos, simplemente les organizo una carne asada, un partido de futbol, los embriago y asunto olvidado. La otra razón es porque yo estoy viendo que los trabajadores merecen un premio por darme a ganar mucho dinero. Depende de cada trabajador ver el motivo de cada partido de futbol, si tú eres un trabajador como toda la bola de wevones, te convencerá el primer motivo. Si eres un trabajador de excelencia, en breve te aumentare el sueldo y te convencerá el segundo motivo.

10. Por último, te sugiero que te pongas un poquito en mi lugar. Soy el dueño del lugar donde trabajas, por lo tanto, lo que tu hagas será como si yo lo hiciera, Si tú haces algo mal, el cliente me echara la culpa a mí. Y si nos quedamos sin clientes, ya valió madre. Y en realidad, el cliente es mi patrón.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Jolesito

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
314 Comentarios en “Desde otro punto de vista”