2011

De preferencias sexuales y otras cosas

Buenas noches tenga ustedes señores pasajeros, mire uno no es ni talentoso verda’, ni traemos lo mas novedoso, pero déjenme contarles una historia.

Venia yo de regreso a la casa de todos ustedes por el metrobus de la línea 2, que es mas usado para fines domésticos que para fines sociales, ósea, que la gente se regresa a su casa, y porque hago énfasis en esto, se preguntaran? Pues porque uno viene hasta la madre de la chamba y lo que uno quiere es un poco de paz, aunque venga uno todo apretado en el metrobus, como sucede a altas horas de la noche ya cuando dejan de pasar mas seguido. Pero en fin, sábado social, que no? Uno jodido trabaja, que culpa tienen los demás, también se vale.

Pues venia yo tan a gusto como puede uno en un metrobus lleno cuando se suben dos señores travestis, se nota a leguas que eran señores, el maquillaje no les hacia la justicia que ellos reclamaban y la vestimenta pues cada quien no? Aquí empiezo yo a aclarar unos detalles, tolerante soy, y mucho, pero como bien dice un compa, toleras una patada en los huevos, pero no por eso te va a gustar.

Venia cada quien en su desmadre, como dice el chiste, y pues nada que las “señoritas” empezaron a juntarse mucho de mi lado, tan así que venia yo chateando con el cel y la neta me lo movían con sus boobies o implantes o lo que traigan, la verdad es que no tenia yo cabeza para pensar en esas cosas en momentos tan estresantes. Estas señoritas venían muy animadas desde luego, con un par de copas encima, por el tono de voz (no el fingido, sino el arrastrado) te dabas cuenta, además del peculiar olor que el alcohol desprende de una persona alcoholizada, traían su fiesta y su desmadre muy aparte.

Miren les vuelvo a repetir, una cosa es la tolerancia y otra cosa es que te peguen así como va sus cosas, para que se den una idea, es como si una doña de unos 50 años te viniera arrimando aquello, y ni una disculpita, ni un perdón, nada, así bien cínico todo el asunto.

Señores, señoras, NO LA CHINGUEN, esta bien que exijan el derecho de la igualdad de géneros, la igualdad y el respeto y la libertad sexual, estoy cien por cien, pero neta no la chinguen, respeten el espacio personal de los demás, igual que si fuera una doña arrimándome lo suyo, que las hay, claro que las hay, o un don arrimándote el paquete, ‘ora vamos ay, un cafecito de menos.

De verdad que me la pase muy mal y por aquel lado unos muy bien burlándose de toda la situación, no se vale la neta, HAGANME EL CHINGADO FAVOR de tener un poco de conciencia y sentido social, o sentido común, que se yo.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de unDave™

Siguiente Entrada
»
Entrada Anterior
Siguiente Entrada
»
Entrada Anterior
241 Comentarios en “De preferencias sexuales y otras cosas”