2011

Ahí con lo que guste cooperar

El siguiente texto lo publicó una amiga del trabajo en su Facebook, cuando lo leí me dije HECHF, supongo que en las tierras de Peña Nieto historias como esta suceden todos los días:

22 de septiembre – Operativo en Avenida Huehuetoca 6:15 am

… Orillan al chófer de la combi que abordé 2 minutos atrás, no fue con señas sino que el Policía gritaba con voz aguardientosa -Orillateeee, orillateeee- sin saber que sucedía todos a bordo comenzamos a poner atención y escuché entonces que el “azul” le explicaba al conductor que estaban realizando un operativo ya que la ciudadanía …lo había pedido debido a que últimamente se habían suscitado asaltos dentro de las unidades (definición de últimamente para el poli: de tres años a la fecha). Esto lo hacían en servicio a nuestra seguridad.

Nuestro chófer sonrió y asintió aprobando tal acción con sentimiento de seguridad y compartiendo con la autoridad una experiencia reciente acerca de un asalto hacia su propia persona dentro de su unidad.

A pesar de que iba tarde, para variar, me sentí con seguridad de que lo llevaran a cabo. Fue entonces cuando otro policía abrió la puerta de la combi, nos saludó con un cálido “buenos días” y preguntó -¿Están todos bien?- , todos los pasajeros contestamos en voz baja, con cierta incertidumbre: “Si”.

El señor cerró la puerta y el policía que aun se encontraba escuchando la anécdota del conductor, se limitó a sugerir “Hay con lo que guste cooperar”, a lo cual el chofer estiró su mano con su respectiva “propina”, echó a andar su vehículo y dijo: “Ya me volvieron a asaltar”.

Los pasajeros, sonreímos para nosotros mismos…

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Randall

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
351 Comentarios en “Ahí con lo que guste cooperar”