2011

Educación de vanguardia (y homofóbica)

Yo soy de Torreón, Coahuila y mi educación de jardín de niños, de primaria y secundaria tuvieron algo en común: Las tres fueron en el mismo colegio, un colegio que por respeto a ciertas personas no mencionare, pero digamos que se convirtieron en “nazis”. Durante 13 años mi familia y yo le fuimos fieles a ese colegio sin pedir ni una beca a cambio, mis otros dos hermanos también pasaron por el mismo camino que yo, en esa escuela aprendí muchas cosas, conocí a mis mejores amigos, conocí a mis mejores maestros y siempre le guarde respeto y cariño a la institución.

Pasaron los años, me gradué de preparatoria en otra institución (ya que había un rumor que decía que la preparatoria en mi antiguo colegio no servia y a la fecha no hay alumno que lo desmienta) y mientras estudio mi carrera de profesional una maestra del Colegio “Nazi” me contacta para ofrecerme un puesto como su asistente para dar un taller de teatro y yo acepte encantado ya que el teatro lo amo desde los 8 años y en el Colegio “Nazi” aprendí a desarrollar ese amor y arte justamente con está maestra y lo seguí estudiando toda mi preparatoria. Comencé a dar el taller en agosto, muy contento, muchos chavos participaron, tenia un grupo de hasta 30 alumnos, todos deseosos de aprender teatro, de querer subirse a un escenario, yo estaba sumamente feliz al igual que ellos.

Un día fui invitado a una quinciañera de una EX ALUMNA del Colegio Nazi, con gusto acompañe a una maestra y varios alumnos de preparatoria (no alumnos de mi club de teatro, mis alumnos tienen de 12 a 15 años, con los que fui tienen 17-18 años y yo tengo 18) a los XV’s y la fiesta transcurrió normal, hasta que una de las chavas con las que fui me reto a usar sus tacones y yo encantado acepte (si no captaron que era homosexual cuando mencione lo del teatro, entonces ya lo aclaro: soy gay) y la noche transcurrió normal, yo en tacones, los alumnos ebrios, los papas ebrios, el dj ebrio, una típica fiesta mexicana.

Paso una semana y la maestra que me contrato me dice con lagrimas casi en sus ojos, que le dieron la orden de “arriba” que ya no podía dar clases de teatro ni tener contacto con los alumnos, y yo ya estaba preparando mi HECF pero primero quería escuchar la excusa y cuando mi maestra me dice que porque me vieron con tacones en un EVENTO SOCIAL EXTERNO AL COLEGIO NAZI y que no querían que un homosexual este junto a sus alumnos,en ese momento solté mi cara, boca ojos y voz con un gran enorme y ruidoso HAZME EL CHINGADO FAVOR! 13 AÑOS DEDICADOS A ESTE COLEGIO! PARA QUE UN DIA ME DIGAN QUE NO PUEDO ACERCARME A LOS ALUMNOS POR SER HOMOSEXUAL?!

Claro guarde mi compostura, pero no dejaba de repetir en mi mente HAZME EL CHINGADO FAVOR?! Un colegio que se JACTA de estar en la cima del prestigio educativo y aplica la homofobia…

Que triste que en una ciudad como Torreón sea más normal ver dos hombres sosteniendo un arma que sosteniéndose las manos!

Ahora si, ¡Hazme el chingado favor!

PS: Los directores del colegio nazi no quieren darme la cara y comenzare proceso legal.

Cortesía de Neumus

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
404 Comentarios en “Educación de vanguardia (y homofóbica)”