2011

Había una vez en la Facultad de Filosofía y Letras UNAM

Primero quiero aclarar que no soy activista, soy estudiante en la Facultad de Filosofía y Letras (UNAM) por lo que estuve presente –involuntariamente- en los actos que se llevaron a cabo en la última semana de octubre, además escribo este post en respuesta a lo que escribió con anterioridad Weißersteinbär.

Bien los hechos como no fueron informados en los medios habituales (Telerisa y TV Apesta que no es raro), y los diarios impresos que tocaron el tema también se la mamarón, diciendo que el asesinato fue el jueves y no el miércoles. En cambio los diarios electrónicos, fueron un poco más precisos a los hechos. Mencionare los hechos, ya que voy en la mañana, no puede precisar el momento de la toma de la Facultad, pero con compañeros que toman clases en la tarde me he informado de cómo estuvo el asunto.

Con la muerte del tesista Carlos Sinuhé Cuevas, que se cree que fue un asesinato político, y que debió de ser por ambas partes: el Estado y la UNAM. Recibió 12 impactos de bala. Aunque se resto importancia a otro estudiante asesinado el mismo miércoles.

Por lo tanto el jueves a eso de las 5 de la tarde que “alumnos” activistas e incluso personal de vigilancia, pasaron a los salones a pedir que dejaran de dar clases, algunos maestros hicieron caso omiso. Al fin de cuentas se pudo desalojar a la comunidad, con lo que fue tomada la Facultad por más 24 horas. Lo que procedió fue una marcha el mismo jueves, con la que se llego a cerrar la avenida de los Insurgentes a la altura del edificio de Rectoría.

Para el viernes, llego a la Facultad y la encuentro cerrada, lo que fue un grito de ¡Hazme el Chingado Favor!, lo que más tarde ese día perdido se convirtió en una peda en las islas. Me dan su folleto y me quedo a oír un poco sus argumentos. Más tarde hicieron una marcha en las islas.
Hasta el día de hoy, podemos ver en diversas facultades mensajes como: ¡Vengaremos tu muerte!, ¡Sí nos toca a uno nos toca a todos!…

Según los mimos activistas la muerte del tesista, fue un asesinato político por parte de nuestro pendejo presidente FECAL, una idea en la que concuerdo es: “una guerra contra el crimen organizado cuando, en realidad, es una guerra contra la sociedad en conjunto”, ya que por esa estúpida guerra, con un estrategia fallida, cada día da más miedo salir a la calle, además que el país esta más mierda. Y los empleos prometidos nunca llegaron.

Bien sabemos que la droga nunca se va a acabar, aparte son más los que mueren por el tabaco y el alcohol, que los mueren por drogas.
Si la droga se legalizara hasta le convendría al gobierno, ya que pagarían impuestos, y tendrían más dinero que chingarse los políticos como siempre. Y para evitar que los jóvenes cayeran en ello, fortalecer más a la educación, es decir mejorar la forma de enseñar y menos maestros pendejos. Para que al final quedara en cada quien si consumir o no.

Pero hacerse el pendejo, solo pasa en México, saludos Calderón y a tu mamá también.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Enrique

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
257 Comentarios en “Había una vez en la Facultad de Filosofía y Letras UNAM”