2011

Los demonios andan sueltos

Todos sabemos lo que es el Bullying, y el infierno que representa para un niño el vivir tan terrible situación. Cuando se es familiar de un pequeñito que está atravesando por esa traumática experiencia, se busca todo tipo de apoyo e información que puedan resultar útiles para el manejo del problema, y uno de los caminos más razonables es, por supuesto, buscar la asesoría de expertos, profesionales de la materia. Al acudir a una conferencia, eso es lo que uno espera, que los ponentes traten el tema de manera seria, que se den soluciones y se resuelvan dudas, así que, con esas expectativas, acudí a una charla sobre como prevenir, detectar, y resolver el mentado Acoso Escolar, todo marchó bien, hasta que le tocó el turno al tercer expositor, cuyas credenciales no dejaban duda de su preparación académica, y su experiencia laboral es por demás imponente, lo que me hizo decir HECF fue cuando el laureado Dr, afirmó que:

“La Teoría de la Evolución es una mentira, una teoría absurda que no tiene fundamentos”

Y puso un ejemplo tan ridículo como el vestuario de la Tigresa del Oriente; usando un reloj, le preguntó a la concurrencia:
-¿Qué pensarían si yo les digo que este reloj no lo fabricó nadie, que evolucionó de la nada?
Y la gente:
-¡Pensaríamos que estás loco!
Dr:
-¡Lo ven, así de ilógica es la Teoría de la Evolución!
¡Y le comenzaron a aplaudir!

Carlitos Darwin se retorcía en su tumba, y yo en la silla, nada más le faltó que dijera:
“Yo no nací del mono, a mí me creó Dios en el vientre de madre” Igualito que El Niño Predicador.
Se echó un discurso sobre la Biblia, y que en ella están todas las respuestas, incluida la del porqué del Acoso Escolar.
Concluyendo que el problema del Bullying era culpa del Humanismo, y de que la educación sea laica, para cerrar con la frase:
“Sacamos a Dios de las escuelas y estamos pagando las consecuencias”

Claro que en esta vida, cada quien es libre de profesar la fe que más se adapte a sus necesidades y de creer en lo que se le dé a uno la gana de creer, pero eso nada tenía que ver con el tema que se estaba tratando.

El Acoso Escolar es algo serio y delicado, un tema al que padres y maestros deben de prestarle una mayor atención, y sí, para la víctima, la situación se vuelve una amarga pesadilla, pero suponer que los “niños verdugos” que aterrorizan a sus compañeritos, son pequeños demonios salidos de las entrañas del averno, me parece una exageración. Solo le pido a Dios que al Doctorcito no se le ocurra iniciar una cacería de diablillos para quemarlos en leña verde y regresarlos al infierno.

¡Hazme el chingado favor!

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
294 Comentarios en “Los demonios andan sueltos”