2011

De sexualidad y otras cosas

“Quien piensa que el sexo es pecado, no le queda más que vivir en eterna penitencia o en una dolorosa abstinencia”

Tengan buenos días todos. Soy una asidua seguidora de este espacio por lo que me animé a contribuir con mi humilde experiencia al trabajar en una sex shop.

Soy psicóloga recién egresada y llegué a trabajar desde hace 10 meses a una conocida sex shop del centro de la ciudad de Campeche. Quiero especializarme en terapia sexual por lo que este trabajo, aunque pequeño, permite sensibilizarme en el área de la sexualidad. En este local llega todo tipo de gente, desde el ama de casa que busca variar la rutina diaria, pasando por el político que entra con lentes oscuros para que no lo reconozcan, hasta el chamaco de primaria o secundaria que junta sus monedas de un peso para comprar un condón.

Esta condonería es invitada con regularidad a eventos en universidades, programas de TV, por programas de gobierno hasta por la secretaría de salud para dar pláticas y orientación sobre la prevención de embarazo e ITS, por lo que el personal de la condonería debe de estar capacitado para otorgar información clara y correcta para que la gente pueda llevar una vida sexual sana, divertida y alegre.

El HECF de toda esto que suena tan bonito, es la ENOOOOOORME falta de información sobre sexualidad de la que está llena la gente. No solo es la falta de conocimiento sobre métodos anticonceptivos, pues también la gente está llena de tabúes acerca de su cuerpo, confundiendo el placer, que es un derecho natural, con el pecado, inmoralidad y otras por el estilo.

Casi todos los días llegan personas preguntando por productos “milagro” para amenizar su vida sexual. Aquí les pongo una lista de las cosas más raras que han pedido:

• Cremas para alargar el pene en 5 minutos (o sea, y no un poco, lo quieren de 25cm o que les llegue hasta la rodilla)
• Aceites, cremas, gel, esencias, perfumes, líquidos o pastillas para que la pareja “se excite”. (que nada más se lo pongan y ya afloje).
• Cremas para que “la mujer no se vaya con otro” (si no somos santeros ni hacemos trabajitos, por dios)
• Condones que se pongan solos (hasta huevones salen)
• Pastillas para que no salgan pelos (si, en donde ustedes se imaginan)
• Perfumes para quitar “la frialdad de la mujer” (después de ver al señor puedo entender el porqué de “la frialdad” de la señora)

Y otras cosas que no recuerdo. Todo esto NO EXISTE, y si les dicen que si hay los están engañando. Hay gente que no sabe desde poner un condón, que todavía puede comprenderse, hasta señores y señoras que preguntan en dónde está el clítoris o qué es un orgasmo, que llegan a comprar una película pornográfica (GRAN ERROR) para orientar a la recién casada sobre las relaciones, o que se sorprender al enterarse que hay un condón para la mujer (somos el único distribuidor del condón femenino en la ciudad). HECF! Hasta qué punto llega la represión que no permite ni siquiera conocer nuestro propio cuerpo.

Tampoco estoy diciendo que hay que ser promiscuos a diestra y siniestra para disfrutar de la sexualidad, pero la educación es básica en este ámbito de la vida. Estamos ligados a la sexualidad desde antes de nacer, y si no lo creen, pregúntenle a su respetable madre si la ropita que usaban era rosa o azul, o verde o amarilla en caso de no saber el sexo del bebé todavía.

Es difícil romper con años y años de tabúes y represión, pero si empezamos con nosotros mismos a conocernos, a conocer nuestro cuerpo, a dejarnos sentir rico al bañarnos, al tocarnos, al besarnos, abrazarnos, al hacer el amor, con responsabilidad y conciencia, respetando al otro y respetándonos también, podremos tener una visión más sana de nuestra sexualidad. Y si educamos a los más jóvenes con respeto hacia su cuerpo, con la información adecuada y los hacemos responsables a ellos de su sexualidad, seguramente habrá un cambio que se notará en la sociedad mexicana.

Espero que les haya gustado mi primera aportación, y si les gusta, en la próxima les platicaré acerca de los productos eróticos más vendidos y cómo usarlos para su disfrute y satisfacción.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de elenita

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
401 Comentarios en “De sexualidad y otras cosas”