2011

Sobre-VivaAerobús

Lo de hoy en la vida de los viajeros de México, sobre todo de los que prefieren el avión al Camión, son las ABC (A.K.A. Aerolíneas de Bajo Costo), pues por razones que no vienen al caso tuve que tomar un vuelo nocturno Ciudad de México – Villahermosa, y tras analizar costos y horarios me decline por usar el servicio de viva aerobús que ya mucho tiempo me habían recomendado, y les va mi experiencia:

Llegada dos horas antes de la salida del vuelo para hacer una laaarga fila para poder obtener tu pase de abordar y documentar tus maletas cosa nada rara, digo hasta en Aeroméxico hay que pasar por el tramite similar, hasta aquí todo bien salvo que empieza a notarse el bajo costo, reflejado en los niveles de organización de las filas, después el tramite de pasar a las salas de abordo donde es casi necesario pasar desnuda los detectores de metales, y de ahí hasta estar atenta en donde carambas saldrá tu avión, pues otro punto que viva no controla es la puerta en donde tomarás tu avión siendo tal que tu pase puede decir puerta 3 y acabar abordando por la 7, por eso hay que estar siempre atenta, ahí empieza el curioso viaje en una “lowcost”, llegan las sobrecargos que checaran tu boleto y colocan un hermoso letrero que mas bien recuerda a los que se ponen en cualquier paradero de camiones de la ciudad, organizan a los pasajeros según lo que hayan pagado por que al ser de bajo costo los asientos no son numerados y hay que subir a las vivas para agarrar y agandallar el lugar que nos guste, mas o menos como en el metro, con la diferencia de que el primer asiento de la fila uno debe quedar vacío por que va reservado al mecánico del avión (¿WTF?) por que si algo tiene viva aerobús es que previendo que sus aviones son de modelos un poco viejos siempre viajan con un técnico mecánico de abordo (que como contare mas delante de poco sirve si el avión falla en pleno vuelo).

Una vez abordo una puede notar que efectivamente el avión cuenta con los mínimos lujos necesarios, por ejemplo los asientos no se reclinan, y ni que decir de las salidas de aire acondicionado que mas bien nos recordaran a las que trae un Tsuru modelo 92.

Pasadas casi 3 horas de que llegue al aeropuerto aun me pregunto porque no despegamos y es cuando la voz del piloto (una que nunca olvidaré) se hace presente por primera vez durante el vuelo, y nos avisa que vamos retrasados pues el avión había llegado tarde de su aeropuerto de origen por que presentaba unas fallas mecánicas que fueron corregidas en MTY por el mecánico de abordo (aquí cobra importancia por que traemos un mecánico abordo), pues empieza el miedo pues a pesar de volar mil veces, el ser humano es un ser terrestre y estar despegado del suelo, lo admitamos o no, como que saca de onda.

Nos enfilamos a la pista y empieza el ritual de despegue, cinturones abrochados y celulares apagados, dicen los que conocen que a los aviones modernos ya no les afectan las señales de celular pero por protocolo se sigue pidiendo se apaguen, y siendo este avión de la vieja guardia, mejor apago todo, incluso me dan ganas de quitarle la pila a mi reloj de pulso; despegamos del suelo y todo va bien, transcurren 20 minutos y la voz del piloto se hace presente nuevamente, pasamos por una zona de turbulencias, tan comunes en los trayectos que salen del valle de México, nos pide calma y que no desajustemos nuestros cinturones, que lástima que aquí no hay snacks de cortesía, todos saben que los cacahuates japoneses son excelentes ansiolíticos (ó ¿por que creen que es lo que dan en los aviones?), tras diez minutos mas de vuelo, empieza a haber humito blanco dentro del avión, y un olor a plástico quemado y es aquí donde se hace un silencio aterrador, todos los pasajeros tenemos una cara que representa exactamente la expresión ¿QUE PEDO?, el avión se ladea para dar una vuelta en u, y los que han viajado saben a que me refiero esa vueltecita donde casi quedas de lado yo solo cierro mis ojitos y le pido a Dios que lo que sea que tenga que ser que sea rápido, el olor a quemado va creciendo y las azafatas ni sus luces, imagino están pasando el susto también amarradas en su asiento, regresan las turbulencias y en el sonido del avión hace su aparición la voz de nuestro piloto, quien de la forma más relajada posible nos indica:

“señores pasajeros uno de los indicadores del tablero de control nos ha marcado que tenemos una falla en una turbina es por eso que volveremos a la ciudad de México, mientras tanto las señoritas sobrecargos pasaran a ofrecerles alguno de los refrigerios que traemos a la venta”.

Aterrizamos sin dificultades en la ciudad de México pero para ser mi primera experiencia en esta aerolínea puedo asegurar que será inolvidable, ya en la ciudad de México nos sientan como niños espantados en una sala de espera, nadie (sobre todo los hombres) deja entrever el miedo que los invade, esperamos pacientemente una hora una respuesta de la aerolínea para ver si “devolverán las entradas o que rol”, cuando llega un gerente de la aerolínea quien nos pide lo sigamos hasta dos puertas mas adelante y ahí nos dirigimos todo cual ganado, nos informan que ya tienen un avión de reemplazo que es el que hará un nuevo intento de llevarnos a Villahermosa, todos bien sacados de onda abordamos la nueva unidad, no mejor que la anterior, y empieza el ritual de las azafatas de contar el numero de pasajeros, y de repente hay un revuelo, pero nadie dice que pasa, las caras de susto regresan al resto de mis compañeros de viaje y a mi, por el sistema de voceo nombran “¿Esteban Hernández?, si esta abordo identifíquese con el personal de abordo”, pasaron unos 5 minutos que se hicieron eternos, y del sr Hernández ni sus luces, hasta que un pasajero de una fila trasera dijo con la mas chilanga de las sensateces, “ya le dio culitooo”, haciendo estallar la risa del respetable.

Si en estas navidades deben viajar para acercarse a sus seres queridos, y además vivir mil y un sensaciones y conocer la fe que realmente le tienen a Dios, No duden en viajar por VivaAerobus.

Kloe

No olvides que eres un artista.
No pierdas la valentía, no temas y lo conseguirás.
Crear como un Dios, mandar como un rey y trabajar como un esclavo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
137 Comentarios en “Sobre-VivaAerobús”