2012

Ortografía y HECF no combinan. Pero deberían

Comencé a leer HECF porque estoy lejos de México y muchas veces me informo más por aquí que siguiendo las noticias. También puedo seguir en contacto con las perspectivas culturales mexicanas. Pero, cabrones, no la chinguen. Qué mala ortografía tienen todos. Sí, todos.

Sé que este es un tema que divide a la gente. Soy el autor del cómic que apareció en esta página hace unos meses: La ortografía y yo y me tocó ver que es un tema que a veces toca fibras sensibles; a quienes defendemos la buena ortografía se nos tacha de elitistas y rancios amantes de la restricción.

Si bien puede ser cierto que escribir “güisqui” en lugar de “whisky” solo porque la Real Academia dice que lo primero es correcto y lo segundo no puede ser un extremo de lo ridículo, el otro extremo lo veo todos los días en casi todas las colaboraciones de este sitio.

Mi problema no es tanto con los individuos que hacen las aportaciones: cada quien tuvo su educación y la usa como puede. Es más con los editores. No hay una sola mención a la ortografía en la página que lista las condiciones de envío de colaboraciones. Tampoco se nota un intento de filtrar este contenido para tener la mejor calidad en la primera plana de HECF.

No digo que los editores deben pasar todo el día corrigiendo la ortografía de los colaboradores, pero sí creo que deberían rechazar las colaboraciones que no cumplan un mínimo de decencia en cuanto a ortografía y redacción.

Lo malo es que el sitio se quedaría sin publicaciones en poco tiempo, ¡porque Dios nos guarde de pasar nuestros textos por el corrector de Word! Lo único malo es que el corrector de Word no siempre puede corregirnos las comas y las mayúsculas mal usadas, ni sabe la diferencia entre “ahí”, “hay” “ay”. En este caso es necesario utilizar lo que tan bien nos enseñaron en nuestras escuelas. Ahí hay que decir “¡ay!”.

Y si los editores de hecho sí han estado filtrando las colaboraciones, y las que pasan el filtro son en verdad las que tienen mejor calidad, entonces sí, que Dios se apiade de nuestras almas, porque lo que leo todos los días son textos de personas a quienes no les importan los acentos, las comas y la ortografía en general.

Si lo que están pensando es que “el mensaje es lo que importa” (o como yo le llamo “pero me entendistessssssss, ¿no?”). De una vez te digo, para ahorrarme el viaje a los comentarios. Vete al diablo. Por gente como tú México es un estanque de desesperación. No porque las comas y los acentos van a salvar a México (eso es ridículo), sino porque tu actitud evidencia que el país es abiertamente antiintelectual, antieducación y antiestética.

No me odien por ser bonito. Estudié en escuelas públicas toda mi vida. Soy de Sonora, el sobaco de México, soy parte yaqui, parte apache, parte qué sé yo. Soy un mexicano normal a quien le tocó la suerte (o maldición) de ver el mundo como Neo ve la Matrix al final de la primera película. Solo que en lugar de numeritos verdes yo veo errores de ortografía por todas partes.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Carlos Mal

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
628 Comentarios en “Ortografía y HECF no combinan. Pero deberían”