2012

Solamente Dios nos escucha

Hoy quiero platicarles una experiencia que se vivió en mi familia en lo que transcurre una semana fue secuestrado un miembro de mi familia, se hizo lo imposible para pedir ayuda, se le comunico a las autoridades, policías, ayuntamiento y hasta los militares del 27 batallón de infantería de iguala Guerrero los cuales dieron la misma respuesta “No podemos ayudarles”, nos dieron la espalda con lagrimas y tristeza toda la familia hicimos lo imposible para juntar el dinero que nos pedían, nos pidieron 200,000 pesos, al final nosotros mismos hicimos la negociación llegamos a un acuerdo ya que no podemos juntar esa cantidad, terminamos pagando 95,000. Estamos endeudados pero juntamos el dinero y nuestro único alivio era orar le a dios y pedirle por el bienestar de nuestro familiar, nuestras únicas armas fueron unas cuantas veladoras y rosarios. A afortunadamente al día siguiente nos entregaron a nuestro familiar vivo. El único que nos escucho fue dios. La justicia a desaparecido, hoy los gobiernos son los parásitos de nuestro país. Toda mi familia estamos amenazados de muerte, ahora no podemos trabajar a gusto, solamente nos queda seguir orando para sobrevivir.

Ahora nos sentamos en familia y todos los días nos despedidos como si fuera el ultimo día de nuestras vidas pues resulta que no sabemos ya si mañana seguiremos vivos. Ahora nos preguntamos para que sirven los políticos, para que sirve la estela de luz de mas de 1000 millones, si estamos muriendo y desapareciendo sin ayuda de nadie.

Una petición mía, seria, que para que la estela de luz no se desperdiciara, todos los que hemos perdido algún familiar escribamos en una placa y se colocara en dicho monumento y cambiarle el nombre a

“monumento de las almas apagadas por la corrupción y la delincuencia que hay en México”

para ver si de esa manera el gobierno corrupto ya hace algo por los ciudadanos.

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Anonimo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
283 Comentarios en “Solamente Dios nos escucha”