2012

El Diccionario De Diablo

En El Diccionario De Diablo, Ambrose Bierce nos entrega una burla total del género humano, de sus honorables creaciones, de su aceptada lógica, de sus famosos ideales y de sus excesivas creencias. (Apoyados por el sólido beneficio de tener el Reino de lo “Real” de su parte) Bierce, maestro del humor negro, se convierte en diabólico lexicógrafo a fin de provocar una revolución en contra de las ideas que nos reinan, contra las ideas que nos establecen impunemente…

Es lo bueno de lo malo, las dos caras del humano, En el diccionario lo mas normal es lo contrario léelo, es un libro ampliamente recomendado, a continuación les dejo algunas definiciones espero y las disfruten.

Acusar, v.t. Afirmar la culpa o indignidad de otro; generalmente, para justificarnos por haberle causado algún daño.

Aire, s. Sustancia nutritiva con que la generosa Providencia engorda a los pobres.

Alianza, s. En política internacional la unión de dos ladrones cada uno de los cuales ha metido tanto la mano en el bolsillo del otro que no pueden separarse para robar a un tercero.

Amistad, s. Barco lo bastante grande como para llevar a dos con buen tiempo, pero a uno solo en caso de tormenta.

Autoestima, s. Evaluación errónea.

Banco, s. Nido de ladrones con permiso del gobierno para robar.

Comercio, s. Especie de transacción en que A roba a B los bienes de C, y en compensación B sustrae del bolsillo de D dinero perteneciente a E.

Congreso, s. Grupo de hombres que se reúnen para abrogar las leyes.

Destino, s. Justificación del crimen de un tirano; pretexto del fracaso de un imbécil.

Economía, s. Compra del barril de whisky que no se necesita por el precio de la vaca que no se tiene.

Favor, s. Breve prólogo a diez volúmenes de exigencia

Gato, s. Autómata blando e indestructible que nos da la naturaleza para que lo pateemos cuando las cosas andan mal en el círculo doméstico.

Gobierno monárquico, s. Gobierno.

Guerra, s. Subproducto de las artes de la paz. Un período de amistad internacional es la situación política más amenazadora. El estudioso de la historia que no ha aprendido a esperar lo inesperado, puede perder la esperanza de cualquier revelación. La máxima, “En tiempo de paz prepara la guerra” tiene un significado más profundo de lo que parece; quiere decir, no sólo que todas las cosas terrestres tienen un fin, que el cambio es la única ley inmutable y eterna, sino que el terreno de la paz está sembrado con las semillas de la guerra y favorece su germinación y crecimiento.

Hábitos sacerdotales, s. p. l. Traje abigarrado que usan los payasos de la Corte Celestial.

Hablar, v. i. Ser indiscreto sin ser tentado, a partir de un impulso sin propósito.

Hiena, s. Bestia reverenciada por algunos pueblos orientales, gracias a su costumbre de saquear los cementerios. Lo mismo hacen los estudiantes de medicina.

Historiador, s. Chismoso de trocha ancha.

Hombre, s. Animal tan sumergido en la extática contemplación de lo que cree ser, que olvida lo que indudablemente debería ser. Su principal ocupación es el exterminio de otros animales y de su propia especie que, a pesar de eso, se multiplica con tanta rapidez que ha infestado todo el mundo habitable, además del Canadá.

Honorable, adj. Dícese de lo que está afligido por un impedimento en su capacidad general. En las cámaras legislativas se acostumbra dar el título de “honorable” a todos los miembros. V.g.: “El honorable diputado es un perro sarnoso”.

Impunidad, s. Riqueza.

Insurrección, s. Revolución fallida. Fracaso de opositores que pretenden remplazar un gobierno malo por otro desastroso.

Legal, adj. Compatible con la voluntad del juez competente.

Política, s. Conflicto de intereses disfrazados de lucha de principios. Manejo de los intereses públicos en provecho privado.

Político, s. Anguila en el fango primigenio sobre el que se erige la superestructura de la sociedad organizada. Cuando agita la cola, suele confundirse y creer que tiembla el edificio. Comparado con el estadista, padece la desventaja de estar vivo.

Prisión, s. Lugar de castigos y recompensas. El poeta nos asegura que: “No los muros de piedra hacen prisiones”, pero una combinación del muro de piedra, el parásito político y el profesor de moral no es el jardín de las delicias.

Recuento de votos, s. En política norteamericana, nuevo tiro de dados que se acuerda al jugador contra quien están cargados.

Religión, s. Hija del Temor y la Esperanza, que vive explicando a la Ignorancia la naturaleza de lo Incognoscible.

Veraz, adj. Tonto e iletrado.

Voto, s. Instrumento y símbolo de la facultad del hombre libre de hacer de si mismo un tonto y de su país una ruina.

Wall Street, s. Símbolo de pecado expuesto a la execración de todos los demonios. Que Wall Street sea una cueva de ladrones, es una creencia con que todo ladrón fracasado sustituye su esperanza de ir al cielo.


Liga directa: youtube.com

Gracias y vuelvan pronto.

Buckaroo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
158 Comentarios en “El Diccionario De Diablo”