2012

Parque Bicentenario, otro “escándalo de corrupción”

Buscando taquerías en internet me encontré con este articulo, cuando lo leí inmediatamente me dije “va para el hazme”, espero que lo lean y se enojen y vean en que se gastan los impuestos.

El Parque Bicentenario, cuya construcción decretó el gobierno federal para conmemorar, en 2010, la gesta heroica que dio a México su Independencia, fue proyectada con un costo total de 587 millones de pesos, pero hasta ese año en que se supone sería entregada la obra, los gastos ascendían ya a 1,014.4 millones de pesos, es decir, casi 43 por ciento más del presupuesto original.

De igual forma, la sola celebración de los festejos del Bicentenario de la Independencia, el 15 de septiembre de ese año en la Plaza de la Constitución —que incluyeron la colocación de una enorme escultura de un hombre mitad independiente, mitad revolucionario, que muchos confundieron con el charro cantor Vicente Fernández—, tuvo oficialmente un costo de 134.6 millones de pesos.

Pero a la fecha la empresa contratada para la organización y realización de ese evento, “Instantia Producciones”, no pudo demostrar dónde aplicó 18.1 millones de ese monto, y no regresó el dinero a la Tesorería de la Federación.

Lo anterior se desprende de los resultados de la Cuenta Pública 2010, que en días pasados entregó la Auditoría Superior de la Federación (ASF), a la Cámara de Diputados, documento sobre el cual habrá mañana un primer capítulo de debate en el pleno de San Lázaro.

A decir del vicecoordinador del PRI en la Cámara baja, César Augusto Santiago, “el escándalo de corrupción en la Estela de Luz se queda corto con lo que hay detrás del Fideicomiso del Bicentenario”, y de lo cual ya comenzó a dar pauta ese informe de resultados, subrayó.

La ASF señala, de entrada, que los recursos administrados por ese Fideicomiso, de 3 mil 750.9 millones de pesos “fueron superiores a los erogados en 2010 por diversas dependencias o programas prioritarios.

No obstante, añade, “no existió una planeación ni una programación adecuadas de las actividades, y los recursos destinados para ello no se administraron con eficiencia, eficacia y economía.

“Además, las adjudicaciones se hicieron por regla general de manera directa, con base en justificaciones no sustentadas”, señala el documento en poder ya de los diputados federales.

PARQUE BICENTENARIO. Por ejemplo, señala la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat), celebró con Fonatur Constructora contratos de obra pública para realizar la construcción del Jardín Natura; Jardín Viento y Jardín Tierra, así como la segunda etapa del Jardín Tierra, el Jardín Sol y Jardín Agua, todos ellos del Parque Bicentenario, ubicado en el predio de la ex Refinería 18 de Marzo.

Los montos de ejecución eran de 333.4 millones de pesos; 137.9 y 115.7 millones de pesos, con plazos de entrega de 220, 219 y 275 días naturales, respectivamente, para un total global de 587 millones de pesos.

Sin embargo, tras la revisión de la Cuenta Pública 2010 la ASF determinó que “no se realizó una adecuada planeación del proyecto ya que los estudios previos fueron insuficientes, por lo que se efectuaron múltiples adecuaciones y modificaciones.

Lo anterior derivó en la cancelación de conceptos originales, adición de volúmenes de obra y autorización de precios unitarios extraordinarios que incrementaron el monto de los tres contratos a 1,014.4 millones de pesos y se amplió el plazo de ejecución hasta 888 días naturales.

La ASF determinó, también, que la contratación de las obras “no se ajustó a un proceso que garantizara las mejores condiciones en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes”.

CONMEMORACIÓN. Para el evento del 15 de septiembre de 2010 en el Zócalo capitalino, el gobierno federal contrató a la empresa “Instantia Producciones”, que programó espectáculo de rayos láser, juegos pirotécnicos, escenificaciones teatrales y la montura en el centro de la plaza de un coloso que dio pie a toda clase de críticas, incluida aquella de si el modelo había sido el charro de Huentitán, Vicente Fernández.

Ese festejo costó, con cargo al Fideicomiso, 134.6 millones de pesos, incluido el salario del producto australiano por 11.5 millones de pesos y la constitución de su empresa en México por cuestiones de efectos legales. Sin embargo, a la fecha no se demostró que esa empresa extranjera haya pagado los impuestos correspondientes en México.

De igual forma, del monto cobrado por la empresa no se supo jamás porqué no aplicó 18.1 millones de pesos, así como tampoco el porqué no reintegró ese dinero al Fideicomiso o a la Tesorería de la Federación.

Peor aún, entre 2009 y 2010 el Fideicomiso pagó a dicha empresa 77.5 millones de pesos por concepto de “desarrollo conceptual”; pero “Instantia Producciones” transfirió esos recursos a una filial extranjera, sin que cantidad alguna se aplicara en la ejecución del proyecto, y no se demostró que la empresa pagara los impuestos correspondientes en México”, concluye el capítulo de los gastos del Bicentenario en la revisión de la Cuenta Pública 2010.

Fideicomiso del Bicentenario

3 mil 750.9 millones de pesos, recursos administrados

134.6 millones de pesos, costo oficial de los festejos del Bicentenario de la Independencia, el 15 de septiembre de ese año en la Plaza de la Constitución.

Hasta 888 días naturales, plazo ampliado para la entrega del Parque Bicentenario.
Vía: ciudadanosenred.com.mx

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Eduardo Conde de Santo Domingo

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
155 Comentarios en “Parque Bicentenario, otro “escándalo de corrupción””