2012

Contigo, sin ti o a pesar de ti

Como pueblo siempre hemos sido un pueblo pisoteado, impresionable y poco a poco con una dignidad casi extinta. Primero fueron los españoles, después los franceses, hasta que llegaron los gringos, y con fuerza, coraje, valentía y dignidad cayeron uno a uno, sucumbieron ante un pueblo que no se dejaba pisotear, que tenia orgullo, y ahora me pregunto, ¿donde quedaron todas esas virtudes?. Vivimos bajo el yugo de nuestros propios paisanos, impresionados por el apellido que los protege, por el quien o quienes fueron sus padres, por que manejan carros de lujo y realizan viajes costosos, y derivado a todo eso nos creemos indignos de cuestionarlos, de decirles que no, de exigirles, de tratarlos si quiera mirarlos como un igual.

Triste realidad, pero como decía mi abuela, “la culpa no la tiene el indio, si no el que lo hace compadre”, desde niño me la he pasado escuchando insultos y alabanzas por igual hacia los gobernantes , pero no derivado de su capacidad, ni de sus actos, mucho menos de su calidad como personas o integridad, si no por su filiación partidaria, que es que con el PRI nos iba mejor por que siempre nos hecho la mano, que es que el PAN es el cambio, que ahora el PRD por que si el primero no sirvió y el segundo tampoco, a ver si ahora este otro si puede; en pocas palabras señores si es perro muerde y si es perra también.

Por este medio manifiesto y expreso un “YA BASTA” ya basta de ser tan imbéciles, de elegir a nuestros gobernantes derivado del partido político que los abandera, ya basta de permitir ese constante y tan indignante e hiriente pisoteo que han hecho durante generaciones y que mientras lo permitamos lo seguirán haciendo, y aquí cabe aclarar algo, el problema no es los partidos como institución, si no las personas que se encargan de dirigirlos, la mafia que han creado, la oligarquía que han constituido y que maneja a este país.

Hace algún tiempo tuve la dicha de conocer a una persona en un evento político, vestía traje al igual que muchos y por el lugar en donde nos encontrábamos era obvio que pertenecía a una clase política de derecha, sin embargo entre los otros políticos el sobresalía, en su semblante se distinguía una personalidad integra, de principios, con convicción y sobre todo, sin necesidad de ser un vividor mas del sistema. El clímax del encuentro se dio cuando el paso al estrado y nos dirijo algunas palabras, se denotaba una ideología propia, derivada, mas no copiada de su padre, del cual me di cuenta después era el llamado “Maquio”, adorado, no, mejor dicho, idolatrado por los presentes, un icono de la clase panista, un ejemplo a seguir y sin embargo, alguien a quien no se han detenido para pisotear sus principios e ideas. De todo lo que nos dijo aquel señor, lo que mas se me quedo grabado en ese momento fue lo siguiente “¿Cómo una vez me dijo mi padre, los dos grandes enemigos para la sociedad son las personas que pisotean, y los que se dejan pisotear”, con esas palabras concluyo. El señor Manuel Jesús Clouthier Carrillo, hijo del Maquio, dos personas que desde ese momento y después de investigar sobre ambos, pasaron a ser para mi personas grandes, pero mas que eso, personas integras, con principios, con bríos.

Unos días atrás me entere de que Don Manuel J. Clouthier pretendía contender para senador por el partido que hasta ese momento lo tenia cobijado como diputado, pero por razones totalmente arbitrarias, estúpidas, pero sobre todo indignantes, el presidente de ese partido decidió negarle la protección del partido. Todo por que don Manuel hizo uso de su derecho constitucional de libertad de expresión, de su derecho como ciudadano y persona de criticar a quien lo esta gobernando, si hemos llegado al punto de no poder criticar y cuestionar el trabajo de los que nos gobiernan, entonces que carajos nos queda. El señor haciendo uso de sus derecho y creyendo en la justicia del estado mexicano impugno dicha decisión, teniendo como resultado un fallo favorable, el cual mas que una victoria personal, fue un triunfo para la justicia, la democracia y por ende la sociedad. Decepcionado de lo ocurrido y a pesar del triunfo que tuvo sobre la decisión arbitraria que le negó la candidatura, rechazo la misma, sorprendiendo a mas de uno. Pero la cosa no terminaba ahí, todavía había quien no terminaba de comprender la decisión de el, algunos ya lo llamaban traicionero y vendido por que al parecer ahora iba a contender bajo el cobijo de otro partido, cuando nos da la noticia que buscaría la candidatura independiente para la presidencia de la republica. Hubo quien se burlo, no falto quien lo criticara, lo han llamado loco, inclusive lo han comparado con el famoso Doctor Simi (Víctor González Torres). Existen leyes, reglamentos, tratados internacionales, resoluciones, jurisprudencias, que tanto le dan la razón para lograr el cometido de su registro, como al mismo tiempo lo tratan de entorpecer y de negar.

Se le ha cuestionado el por que de su decisión, a lo que a respondido que por que ya esta harto de la partidocracia que ha mantenido a México estático durante tanto tiempo, ha manifestado el demostrar que los ciudadanos libres podemos hacer valer nuestros derechos, no busca dinero, no busca fama y honestamente no creo que busque un “hueso”, en lo personal creo totalmente en el, en su proyecto, creo que ya es tiempo de realmente cambiar las cosas, los invito a que lo chequen, a que chequen su proyecto, a que lo analicen como persona, como ciudadano y como individuo.

Ya basta de seguir manteniendo a las mismas personas, de seguir teniendo en su zona de confort a los grandes políticos, de estar en este circulo vicioso, ya basta de estar haciendo política sobre los errores del pasado, por que cuando uno maneja un auto no lo hace mirando el espejo retrovisor, lo hace mirando hacia el frente, así es como debe de ser, ver hacia el futuro. El proyecto ya existe, ya es un hecho, y como el señor Manuel J. Clouthierlo dijo hace unos días, contigo, sin ti, o a pesar de ti.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
130 Comentarios en “Contigo, sin ti o a pesar de ti”