2012

De Microbuses, Payasos y Rateros

Un día en que se complico cantidad tomar un taxi y después de abordar el que se animo a llevarnos. Pregunte al chofer la causa de que varios de sus colegas se habían negado a pararse para llevarnos.

– Es por la inseguridad, mi mai. Cuando vemos a varios, le pensamos pa’ subirlos.
– ¿A usted lo han asaltado? Pregunte.
– Fíjese que no, gracias a Dios. llevo casi diez años en este negocio y nunca hasta hoy me ha tocado un asalto. Varias veces he sentido que han estado a punto, pero o no se animan o algo sucede que lo impide. Yo siempre me persigno y me encomiendo a Dios antes de salir de su pobre casa y pues ya le digo, nunca me han robado en mi taxi. Mejor me asaltaron un día que no circulo.

El martes de esa semana. Andrés despertó, pensando en que ocuparía el día , ya que su taxi no circula los martes, en realidad no tenia muchas ganas de hacerle talacha pero era eso o aburrirse como ostra todo el día, por eso cuando escucho a María, su mujer. preguntarle si podía acompañarla a surtirse de mercancía al centro de la ciudad, asintió gustoso y se fueron de compras.

Realizadas las compras, caminaron hasta la base de micros que los llevaría de regreso a casa y en el trayecto, un par de payasos hicieron la parada al transporte y le solicitaron permiso para hacer su actuación. el chofer accedió y ambos subieron y se posicionaron uno al frente, junto al chofer y el otro al fondo del microbús junto a la puerta de descenso. El horario no era el mas socorrido en cuanto a pasaje se refiere, así que el micro venia a penas a mitad de su capacidad y no traía pasajeros de pie, por lo cual todos podían ver perfectamente a los payasos, vestidos con ropas de colores chillantes y maquillados para la ocasión, prometían un show bastante decente y los pasajeros se aprestaron a pasar un rato muy agradable.

El payaso que venia junto al chofer, inicio su discurso diciendo
– Buenas tardes, señores pasajeros nosotros somos los payasitos y venimos a entretenerlos con nuestro show. Permítanme presentarnos. Allá al fondo esta mi compañero Cuchillin y su servidor el payaso Pistolon (Mientras sacaban de entre sus ropas las mencionadas armas) Y venimos a asaltarlos.

La situación de inseguridad vivida en la ciudad y el ingenio de un par de payasos callejeros, dieron pie a que el pasaje se soltara a carcajadas por tan magnifica “Puntada” que se alcanzaron estos payasos. El chofer se volvió hacia el payaso y aun entre risas le bromeo.

– No mames, payaso. Me vas a espantar al pasaje.- El payaso volteo hacia el y dándole un cachazo que le abrió la cabeza, grito- ¡ Es en serio, hijos de la chingada! ¡Esto es un asalto y al que se mueva, se lo carga su pinche madre!
Un pasajero se levanto de su asiento y de entre sus ropas saco una funda de almohada y desde la parte trasera del micro recorrió todo el pasillo. Quitando las pertenencias mas valiosas a las personas, echándolas en la funda. Una vez logrado su objetivo el trio de malandrines se bajo del micro y subiéndose a un auto que venia detrás del transporte se dieron a la fuga dejando a mas de veinte personas sumidas en la confusión.

– Ese hijo de la chingada, de la fundita. Se subió desde la terminal- Nos aclaro el chofer del taxi- Y estoy seguro que los pinches payasos nos siguieron, hasta que hubo suficiente pasaje para “Rallarse”. No crea, mai. hay que ser chingon pa’ planear una mamada así. A mi nunca se me va a olvidar.
Via: escuchandoalpasado.blogspot.com

¡Hazme el chingado favor!

Cortesía de Aluminca

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
116 Comentarios en “De Microbuses, Payasos y Rateros”