2012

El Ratón – Talento desperdiciado

Fué en los campos polvorientos de futbol llanero dónde lo vi jugar por primera vez, un jovencito de 15 años, de aspecto agradable, delgado y de estatura regular, pero con una habilidad increíble para “mover” el balón.

Muy pronto a su corta edad se ganó el apodo de “Ratón”, por lo escurridizo que era al momento de encarar a un enemigo, su fortaleza en el “mano a mano”, y su potente patada contrastaban enormemente con su complexión atlética, era una verdadera odisea tratar de quitarle el balón.

Parecía que su destino estaba marcado para cosas grandes.
Cuándo asistió a aquel campeonato nacional sub-18 en la ciudad de Zacatecas, fué considerado el mejor jugador amateur de México nacido en 1990, asombró a propios y extraños por sus habilidades, y representantes de varios equipos profesionales se lo disputaban.

Muchos creíamos que su futuro estaba asegurado con el club Guadalajara, el equipo con predilección por jugadores mexicanos y que debuta jugadores a muy temprana edad.
Pero el destino es incierto, uno de los responsables de conseguir para México el primer campeonato de futbol en un torneo oficial de la FIFA lo entrevistó, para éste entonces esta persona tenía lazos con el club Cruz Azul.

Con la promesa de futuras convocatorias a selecciones juveniles si firmaba, y un atractivo sueldo lo convencierón, aquél chico mal comido, y sin entrenamiento alguno, ya con todas las facilidades sería un terror en el area, pensábamos.

Sin embargo las cosas no fueron así, después de un tiempo aquél equipo técnico que amparaba al chico decidió cambiar de aires, para irse a dirigir al club América.

En los entrenamientos el chico dio muestras de calidad y buenas hechuras, en unas vacaciones que tuvo lo encontré, — Estoy dentro— me dijo, —- Solo tengo que ir a firmar en dos semanas, jugaré en el equipo sub-20 por mi edad, y en la primer oportunidad al primer equipo.

No fue algo que me causara sorpresa, el “ratón” tenía calidad, era algo diferente a los demás jugadores locales; lo que si me sorprendió fue verlo hace unos meses de vuelta en los campos terregosos. ¿Que pasó? — Le pregunté. — Pensé que estaba dentro, llegó un “macuarro del equipo”, iban con el quince jugadores nuevos, me tocó corte, ni siquiera se despidierón de mi, que chasm, ya no regreso.

Así, sin ninguna explicación, sin mediar palabras le dieron al chico la primer cachetada de la vida, de ésas que te da y que lastiman, no por el dolor, si no por el significado, llena de corrupción y desprecio.

Me pregunto ¿Cuántos ratones habrá a lo largo y ancho del país? Tantos chicos que cifran sus esperanzas en ser profesionales del fut-bol y que por un plumazo mafioso quedan fuera, para darle la oportunidad al hijo de “fulanito”, o al recomendado de “sutanito”.

¿Cuánto tiempo tendremos que esperar para tener buenos talentos mexicanos, y no estar esperanzados en los naturalizados?

De que hay calidad la hay, cualquiera que haya visto un juego de barrio lo sabe, al fin y al cabo ya tenemos una selección Nacional llena de “ratones” dirán muchos……!! Hazme el chingadísimo favor ¡¡

Cortesía de Leon Rasurado

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
259 Comentarios en “El Ratón – Talento desperdiciado”