2012

Ama y haz lo que quieras

Dicen que de religión, política y futbol, es mejor no hablar. Esto no es un post de religión, aunque sí de fe, amor, esperanza y bondad, que nada tienen que ver con la religiosidad.

En estos días hemos presenciado un arduo debate por la visita pastoral a México de Benedicto XVI, unos a favor, otros en contra, pero todos con una opinión.

Y dentro de esta vorágine de críticas y repudio hacía la Iglesia (que no es el tema a tratar) miles de personas salieron a recibir al Papa como el visitante distinguido que es, porque una cosa es que no nos guste, y otra que no tengamos la inteligencia de reconocer la relevancia de su visita.

Es increíble como las buenas vibras se contagian. Hasta la puerta de mi casa llegó la algarabía de los vecinos que corrían a la esquina para ver pasar a Benedicto, y algo más fuerte que yo, me pidió que saliera y presenciara la noticia que se estaba desarrollando a escasos 50 metros de la comodidad de mi hogar, tal vez fue mi espíritu de Periodista que se quedó frustrado o las vulgares ganas de salir al chisme.

Lo que yo vi fue a un hombre que tiene la buena voluntad de darle un poco de consuelo a un pueblo que lo necesita.

Pues no solo estamos a merced de la delincuencia, también estamos siendo víctimas de la intolerancia y la deshumanización.

Sentí un gozo enorme de ver las caritas de los vecinos, emocionados hasta las lágrimas.

Entonces no me cuestioné quien era el mensajero, eso ya no era lo relevante. Lo impactante era la fuerza que su presencia estaba sembrando en el corazón de quienes lo vitoreaban a su paso. Niños, jóvenes y ancianos cantaban y aplaudían ilusionados.

La gente estaba muy contenta. Se sentía como emanaba la alegría. A pesar de la euforia el orden prevalecía y sin rebeldía se acataban las instrucciones de las autoridades para mantener el orden y la seguridad.

No había miedo a estar en la calle de noche, a ser asaltado. No se tenía miedo a la violencia.

Era el mismo ambiente que se vive después de un concierto, en el Ángel cuando gana México un partido de fútbol, o en el Zócalo el 15 de Septiembre.

Por supuesto que el país tiene muchos asuntos trascendentes que resolver, pero eso ahora no es el meollo, la cuestión es que esos breves momentos de felicidad hacen falta para que los seres humanos alimenten su alma.

Creo que es mejor ver a un pueblo que desborda fe y esperanza, por el motivo que sea, y no temor y violencia.

En verdad creo que es muy necesario que los mexicanos sientan amor en sus corazones. Porque quien tiene amor, da amor.

Recordé una frase de San Agustín: “Ama y haz lo que quieras”

Y si un hombre viene y nos recuerda eso, qué más da si es Católico, Mormón, Judío, Budista, Testigo de Jehová, cantante, futbolista o pordiosero. Y si una persona fuese mejor persona por vivir esa experiencia, se logró el objetivo.

Ver a mi gente retozando de felicidad, olvidando por un momento sus carencias y problemas, es algo maravilloso. Sé que hay quienes no lo ven así, pero yo sí creo que también se debe nutrir el espíritu ¿Qué nos cuesta respetar la procedencia de ese alimento? ¿Qué ganamos con burlarnos de las creencias de los demás? Que haya quien se fanatice de la religión, es harina de otro costal. Yo hablo de la fe. Porque hasta el deporte y los artistas generan fanatismos enfermos.

Hagamos el Chingao Favor de aferrarnos a algo que nos haga más humanos, seamos creyentes o ateos, hay que AMAR, a nuestra familia, amigos, al trabajo, a la patria, al medio ambiente, a nosotros mismos. Porque quien de verdad ama, nunca será capaz de hacer daño, ni de vivir con amargura. Tal vez estoy equivocada, pero ese es el mensaje que capte.

Claro que ni tanto que queme al santo, porque entonces, si todos nos vamos a vivir a una República de Amor, se acabaría la esencia de HECF, y tampoco quiero eso.

Y al ver tanta paz y amor por las calles también recordé a un artista muy grande que compartió un mensaje de amor, aunque la moral y los actos de John no fueron intachables, al final, lo que prevaleció no fueron los errores de su vida, sino el legado de sus canciones.

“All you need is love”

Eso es todo.

Siguiente Entrada
Entrada Anterior


Siguiente Entrada
Entrada Anterior
336 Comentarios en “Ama y haz lo que quieras”